Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Fiesta popular por Fin de Año y Aniversario de la Revolución

Miles de cubanos celebraron con varios motivos este cierre de año y confían en la buena cara del 2015

Carlos Javier Rodríguez Barceló En Política Dec. 29, 2014

La Habana y Santiago de Cuba.- Los cubanos están de fiesta no solo por el término del año 2014 y el venidero 2015, sino por el arribo al 56 aniversario de su revolución ahora tras el anuncio del restablecimiento de los relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos.

El excelente estado de ánimo de la población con esperanza de un futuro mejor se  siente  en todas las calles de la capital cubana y de Santiago, la segunda ciudad en  importancia de la isla y símbolo permanente de ser la cuna de la revolución.

La peatonal calle San Rafael del municipio Centro Habana, está adornada con importantes carteles alegóricos al aniversario de esa gesta histórica, además de verse resaltados los colores rojos, azules y blancos de la bandera nacional que se aprecian en casi todos los balcones de los coloniales edificios de este barrio habanero.

"56 y Pa' lante con esta irreversible revolución" señalaba un afiche manuscrito pegado en una vidriera de la avenida Prado que divide los barrios de Centro Habana y Habana Vieja, mientras que un mulato cargaba una caja de plátanos verdes, caminaba quejándose por el alto precio del cerdo (comida típica) en la oferta del mercado agropecuario para esta fiesta. "Yo lo festejo con pollo a la barbacoa", afirma.

Empezar el año bailando es el principal titular del diario Juventud Rebelde en su portada del 31 de diciembre, dando una lista de más de 30 orquestas de música popular bailable en todos los municipios de La Habana acompañada de una importante oferta de gastronómica.

A pesar de que algunos se quejan de los altos precios en la venta de los alimentos para este festejo, es importante señalar que ningún cubano quedará sin festejar según pudimos observar en un recorrido por las ciudades de la Habana y Santiago de Cuba.

Caminando varias cuadras vimos que en las aceras de las casas preparaban el llamado Puerco Asado de una forma muy peculiar, atravesado de punta a punta por una vara de madera, aliñado con naranja agria, ajo y limón y cocinado con carbón vegetal, un gran número de familias santiagueras esperaron el 2015.

En Santiago que lleva el título de Ciudad heroica, todos los años a las 12 de la noche se realiza en la plaza Céspedes “la Fiesta de la Bandera”, pero en este caso en particular se le suma que el 2015 esa ciudad arriba a los 500 años de su fundación y en Julio el 62 aniversario del asalto al Cuartel Moncada, motivo suficientes para un festejo triplicado.

Música, bailes, fuegos artificiales y a la media noche el infaltable izamiento de la gigantesca bandera cubana en el antiguo ayuntamiento, lugar donde Fidel Castro proclamara al pueblo cubano el triunfo de la revolución en 1959 tras bajar de la Sierra Maestra, son algunos de los actos de celebración en esta ciudad.

Un especial homenaje es la exposición Fidel y Raúl en la Sierra expuesta en Santiago con tomas inéditas, captadas por el desaparecido fotógrafo español Enrique Meneses, fue unos de los momentos mas trascendentales de los festejos.

Asimismo, los medios de comunicación en Santiago de Cuba anunciaron que el pasado año esta ciudad alcanzaba el índice más bajo de mortalidad infantil de la historia.

Otra alegría en relación a las batallas libradas por el gobierno cubano en el 2014 fue el regreso de los 5 héroes antiterroristas presos injustamente en los Estados Unidos desde el año 1998 quienes fueran sentenciados a duras condenas, un motivo de fiesta popular que se ve muy claramente en las caras de los cubanos.

El anuncio del restablecimiento de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba, fue otra noticia muy bien vista entre la población cubana, y en medio de ese momento histórico se realizan los festejos aquí.

En medio de estas novedades Cuba arriba al 2015, con esperanzas de un mayor crecimiento económicos tanto el sector estatal como privado y en espera de la materialización de una serie de promesas realizadas por el propio presidente de los Estados Unidos Barack Obama.