Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

¿Ingresará Cuba al FMI?

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos ha levantado una ola de especulaciones sobre el futuro de la economía cubana, en particular sobre la inminencia del ingreso de los mecanismos de Breton Woods.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Archivo En Política May 13, 2016

Especulaciones de diversas fuentes del mercado financiero internacional que la manipulación mediática da por sentado, mencionan un posible ingreso a los mecanismos de crédito y financiación internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

 

El FMI, creado según los acuerdos de la Conferencia de Bretton Woods en 1944, a partir de la cual se rediseñó el sistema monetario-financiero internacional para asegurar la hegemonía de Estados Unidos, se define oficialmente como “una organización integrada por 184 países, que trabaja para promover la cooperación monetaria mundial, asegurar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover un alto nivel de empleo y crecimiento económico sustentable y reducir la pobreza”.

 

Pero si esa afirmación estuviera respaldada por los hechos, el papel desempeñado por el FMI a lo largo de su historia, no sería tan cuestionado.

 

En la búsqueda de una opinión autorizada, Cuba es otra historia entrevistó al economista Dr. Juan Triana, quien manifestó: “La hipótesis de un reingreso de Cuba al FMI y también al Banco Mundial parte del presupuesto cierto de que se levante el bloqueo estadounidense a la Isla con el que se nos ha castigado durante más de 5 décadas, ya que en las actuales condiciones y sin esta premisa sería imposible que Cuba entrara a formar parte de las principales instituciones financieras internacionales que rigen el mundo capitalista actualmente, porque lo prohíben las propias leyes de Estados Unidos y de ellos los diseñadores de la política del bloqueo se encargaron de dejarlo bien sentado”.

 

Triana además expresó a este sitio, que “si bien es verdad que Cuba necesita tener acceso a los mecanismos de créditos y financiamientos que rigen hoy, lo cierto es que esto comporta un alto riesgo para la economía cubana, pues tendría que aceptar las cartas de ajustes que imponga y los requisitos para los préstamos y concesiones. Es un proceso difícil, complejo e incluso doloroso, porque impone costos en aras de un futuro mejor y está sujeto -como toda obra humana- a que se cometan errores”.

 

“Una transición al capitalismo en Cuba supondría no solo reimplantar la explotación del hombre por el hombre como base de la reproducción del sistema, sino que estaría sujeta a la represalia de la mayor potencia capitalista del mundo, que no perdonará jamás la lección de resistencia y valor que ha protagonizado la Isla desde 1959 y que está en la base real y objetiva de los cambios que comenzaron a producirse el 17 de diciembre de 2014” reafirmó Triana para finalizar.

 

En síntesis, lo que se debate no es un tema estrictamente económico, sino de alta política y de soberanía. Por el momento, son especulaciones muy lejanas y no están en los planes de la política económica del gobierno cubano.