Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

JetBlue es un ejemplo a seguir

La aerolínea JetBlue ha conseguido una ventaja sobre sus colegas, al estar presentes en el mercado cubano con cinco años de antelación a la autorización de vuelos regulares directos entre Estados Unidos y Cuba

Arturo Chang, Colaborador Archivo En Política Sept. 2, 2016

La JetBlue ha conseguido conocimientos sobre el mercado cubano que le dan la ventaja sobre competidores que ahora puedan sentirse atraídos por participar en los vuelos directos regulares restablecidos entre Estados Unidos y Cuba.

 

Presentes en cielo cubano desde hace cinco años como charteadores, esa aerolínea fue la encargada de inaugurar la ruta, al trasladar 150 pasajeros desde Fort Lauderdale hasta el aeropuerto internacional Abel Santamaría, en Santa Clara, capital de Villa Clara.

 

También fueron honrados con que el Secretario de Transporte Anthony Foxx, abordó el vuelo inaugural del Airbus A320 para hacer trasbordo hacia La Habana, donde sostuvo reuniones con Adel Yzquierdo Rodríguez y Bruno Rodríguez Parilla, ministros de Transporte y Exteriores, respectivamente.

 

El primer impacto positivo para los interesados en viajar a y desde la Mayor de las Antillas fue que JetBlue redujo considerablemente el precio tradicional de los pasajes ascendentes a 400 y 500, ahora con mayores facilidades que en los chárteres, cuyos servicios se pueden mantener adecuados a las nuevas circunstancias.

 

Por las voluntades que hubo que movilizar entre personalidades y organizaciones, así como la administración Obama, para implementar en pocos meses el Memorando de Entendimiento en esta materia, también debe resultar en beneficios para afianzar la nueva política que promueve el actual gobierno estadounidense hacia Cuba.

 

Luego de ser interrumpidos desde 1961, la reanudación de este tipo de vuelos es histórico por el solo hecho de ocurrir, por lo cual en este terreno solo podría ser superado por la aprobación de que también las aeronaves cubanas puedan participar, lo cual está prohibido por las leyes vigentes del bloqueo que la parte estadounidense insiste en que se trata de un embargo.

 

Tanto los emprendedores estatales como no estatales consideran un paso vital en la aceleración de visitantes foráneos, ya sean de los ciudadanos de EEUU que tienen vedado disfrutar de turismo en Cuba, o de otras naciones atraídos por el alza en la publicidad de la isla como destino para el esparcimiento.

 

Los dedicados directa o indirectamente a la industria del esparcimiento se preparan con vista a ampliar capacidades de alojamiento y otros servicios en previsión a una posible avalancha de vacacionistas que ven ahora más cerca.

 

La parte cubana no deja escapar oportunidad para llamar la atención de que el gobierno estadounidense no permite a las aeronaves de la Isla participar en los vuelos regulares directos, y continúa dando pasos para formular la solicitud de autorización.

 

Además, donde quiera que ha sido oportuno sin ser descorteses, se ha dicho que esos vuelos facilitan aún más el ingreso al país de las 12 categorías de viajeros permitidos por tener características que la administración de EEUU considera que contribuirán al objetivo del llamado cambio de régimen en Cuba.

 

En general, todos han dado la bienvenida a estos vuelos cuyas perspectivas son ampliarse en las próximas semanas.