Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Cuba que espera al presidente Macri

Un cambio en la política Argentina hacia Cuba es fácil de observar a partir de los últimos acontecimientos registrados en las relaciones entre Buenos Aires y La Habana. A pesar de que el mandatario suramericano haya anunciado una visita oficial a la Isla, las opiniones en las calles y pasillos de algunas entidades oficiales son poco alentadoras y no se espera un futuro armonioso en el intercambio bilateral.

Carlos Javier Rodríguez Agencia DyN En Política May 7, 2016

Desde La Habana / Las relaciones entre Buenos Aires y La Habana fueron “relanzadas”, según anunció en marzo el presidente de Argentina, Mauricio Macri, luego de comunicar de forma sorpresiva sobre una visita oficial a la mayor de las Antillas. Aunque hasta el momento no se confirmó la fecha de su viaje, se estima que su periplo fue aplazado.

 

Tras la visita de la canciller argentina, Susana Melcorra, a la capital cubana, para reunirse con su homólogo cubano,  Bruno Rodríguez, se presentó al diplomático de carrera Ernesto Pfirter como el nuevo embajador argentino en Cuba. Sin embargo el flamante funcionario ya exhibió sus cartas credenciales y hasta el momento no se lució en la sede diplomática ubicada en el residencial barrio de Miramar de La Habana.

 

A días de haber asumido Macri la presidencia argentina se realizaron diferentes gestos de la nueva administración suramericana que no fueron bien vistos por diferentes entidades de gobierno cubano.

 

Uno de esos gestos o señales, fue el anuncio del cobro de la deuda que Cuba tiene con Argentina, el cual tiene como antecedentes el diálogo que mantuvieron en el 2006  los entonces mandatarios Néstor Kirchner y Fidel Castro, quienes habían acordado en aquel entonces que seguíría el mismo método que la Casa Rosada le propuso al Fondo Monetario Internacional  (FMI) de una quita del 75 por ciento, aunque los cubanos definieron y aceptaron el monto adeudado en esa oportunidad de 1.300 millones de dólares.

 

De todas maneras, en los pasillos de algunos ministerios de la nación del Caribe, se espera ansiosamente un futuro mejor en las relaciones bilaterales, pero el optimismo decayó cuando esta semana se dio a conocer el levantamiento del vuelo de Aerolíneas Argentinas Buenos Aires-La Habana, sin haber presentado argumentos sólidos que argumentarán tamaña decisión.

 

Algunos pocos funcionarios argentinos salieron a explicar tímidamente los motivos de la cancelación del vuelo que unía a ambas capitales latinoamericanas, apelando a que es un destino “caro” o que se le otorga “prioridad al mercado estadounidense”; lo que hace recordar los años de gobierno del ex presidente Carlos Menem (1989-1999), donde se registraron  fuertes enfrentamientos diplomáticos entre Argentina y Cuba.

 

Los antecedentes entre el “macrismo” y el gobierno cubano no son de los mejores. Sólo con recordar cuando la doctora cuaban Hilda Molina, protagonizó una amplia guerra mediática que no sólo se inmiscuyó en los asuntos internos de Cuba, sino que cargó con la destitución del entonces jefe de gabinete del Canciller Rafael Bielsa, Eduardo Valdes.

 

Vale recordar que la doctora llegó a Buenos Aires luego de las conversaciones a puertas cerradas que mantuvo con la mandataria Cristina Fernández de Kirchner y Raúl Castro en el Palacio de la Revolución. Ante esta situación, Macri para sentar posición contra el gobierno cubano y argentino, organizo junto a personalidades de la ultraderecha internacional, como Álvaro Vargas Llosa y José María Aznar, un recibimiento cumbre durante su gestión en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Otro de los temas reflotados tras la visita de Malcorra a Cuba trata sobre la supuesta vinculación de la Revolución cubana con la dictadura argentina, en los que apelando a algunos documentos desclasificados de la embajada argentina en La Habana o cables diplomáticos que para el portal Infobae fueron secretos hasta el momento, pero en realidad solo muestra fotos de un intercambio comercial, algo público que para nada tiene que ver con un apoyo con los junta militar que gobernó de 1976 a 1983 en ese país del sur del continente.

 

Por estos días Cuba es otra historia intentó en más de una ocasión dialogar con algún diplomático responsable de la sede en La Habana, pero solo se recibieron respuestas que “a la prensa se atiende en Buenos Aires” o que el “embajador continua ausente”.

 

Incluso cuando la visita de la canciller se manejó extremadamente “off de record” hasta que los periódicos Clarín y La Nación develarán la noticia de que el presidente argentino llegaría a La Habana para renegociar la deuda.

 

Las opiniones registradas en las calles de la capital cubana de lo que está pasando en Argentina con el actual gobierno no es para nada lindo. “Macri como presidente tiene una gran cantidad de recursos económicos y no piensan en el pueblo, piensa en el poder económico y es un lacayo del Banco Mundial Internacional (BMI) pero va a sufrir los desmadre de lo que está haciendo” dijo a Cuba es otra historia el Doctor Antonio Ramos Quintana.

 

Para el facultativo, “va a haber grandes confrontaciones porque los despidos, la deuda externa que este hombre volvió a levantar, va a constituir el detonante para que Argentina caiga en un proceso radical revolucionario”, analizó Quintana.

 

Por su parte, Arturo Arias, un estudiante universitario que marchaba por la Plaza de la Revolución festejando el  día del trabajador también dejaba su opinión: “ Yo creo que todo lo que signifique un retroceso en materia de conquistas sociales no pueda verse como algo positivo. El hecho de haber negociado los Fondos buitre y que el país se vaya endeudar mucho más, no imagino que los propios argentinos lo vean como algo positivo”.

 

Sin embargo sobre la visita de Macri a Cuba señalaba que “será bienvenido en Cuba, estoy seguro que nuestras posiciones serán defendidas y lo trataremos con respeto porque en definitiva es el presidente de todos los argentinos y para nosotros Argentina tiene un significado muy especial”.

 

Primeramente la visita estaba anunciada para los primeros días de Abril, pero luego el Jefe de Gabinete Marcos peña, confirmó que se realizaría para más adelante. Ahora los cubanos esperan al presidente de Argentina que prometió una nueva etapa en las relaciones bilaterales.