Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Habana, capital de la paz

La firma del acuerdo político realizado en esa ciudad caribeña entre las FARC y el gobierno de Santos pone fin a más de 50 años de guerra en Colombia. Con la presencia de Bank ki Moon y el presidente Raúl Castro, Cuba, como hace 25 años en el Sur de África, vuelve hacer la capital de la paz.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar En Política June 24, 2016

El proceso de paz de Colombia, llega a su fin. Un acontecimiento al que se ha llegado después de sortear numerosos escollos desde que comenzara hace 3 años y medio, culmina ahora exitosamente.

 

Desde el 2012, las Fueras Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Juan Manuel Santos, comenzaron una ronda de diálogos en el habanero Palacio de las Convenciones, para lograr una salida pacífica al conflicto armado que vive la nación suramericana desde hace más de 50 años. Hasta el momento se rubricaron avances en temas como reforma rural integral, participación política y drogas ilícitas. Con este nuevo acuerdo quedan pocos puntos para poner fin a la guerra.

 

Tras un mes de cerrado hermetismo en las negociaciones para establecer la fecha final de la firma se llegó a este jueves 23 de junio de 2016 y el  trazado de una hoja de ruta para consolidar el cese bilateral de las hostilidades ha sido el colofón de tantas jornadas en La Habana.

 

El Acuerdo de paz que pone fin a un conflicto de más de cinco décadas ya se corona y se festeja por toda la comunidad internacional y la presencia de números dignatarios entre ellos el Secretario General de la ONU, valida aún más el acontecimiento.

 

La Televisión cubana en trasmisión en vivo llevó al pueblo las incidencias de este suceso trascendental y Cuba es otra historia pudo ser testigo, desde el Palacio de Convenciones, de la firma del acuerdo de paz.

 

Un aspecto de gran complejidad que se reservó para el final fue la definición de las zonas de concentración de la guerrilla y los acuerdos de seguridad al deponer las armas, hechos de estrecha relación con la lucha del gobierno colombiano contra el paramilitarismo. El acuerdo definitivo debe firmarse el 20 de julio según informó el presidente Juan Manuel Santos.

 

Colombia inicia ahora una nueva etapa de su vida política en la que la Corte constitucional deberá convocar a un plebiscito. Este es una consulta que Santos prometió a Colombia para refrendar el Acuerdo, además de los mecanismos jurídicos que deben estar dispuestos para aplicar la mayor parte de los pactos alcanzados en La Habana.

 

En el encuentro del Presidente Santos con las organizaciones políticas de su país no se encontraba el Centro Democrático, la formación que lidera el expresidente y senador Álvaro Uribe y que aún rechaza el proceso de paz que desarrolló el Gobierno de Santos con las FARC. Si se toma en cuenta la firma final y los logros alcanzados, se antoja quimérico cualquier tipo de acercamiento posterior con el uribismo.

 

Pese a los torpedeos de muchos opositores a la paz y al camino escabroso por el que se transitó, tanto las FARC como el gobierno lograron sobreponerse al objetivo mayor: acabar con la guerra que costó 8 millones de víctimas y ha desangrado al país, devolver la seguridad y la tranquilidad y lograr una mejor Colombia. Los escollos se vencieron. La Habana asiste jubilosa a un acontecimiento trascendente del que ha sido parte activa.