Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Unión Europea y Cuba se acercan al cierre de un acuerdo de diálogo político

Fue interrumpido en 2003 pero en 2014 comenzó un nueva etapa. Se prevé una inversión de 50 millones de euros para los próximos 5 años en un marco de cooperación internacional.

Valentín Rodríguez, Corresponsal En Política March 31, 2015

Cuba y la Unión Europea  acelerarán sus negociaciones y esperan cerrar un acuerdo de diálogo político y cooperación a finales de año. La reciente visita de Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la UE, lo deja confirmado en sus declaraciones: “Es el momento de dar velocidad al proceso de diálogo iniciado en abril de 2014 para alcanzar un acuerdo con la isla -el único país de Latinoamérica con el que la UE no lo tiene-, lo que permitiría superar la ‘posición común’, que condiciona desde 1996 el diálogo con Cuba a avances en derechos humanos y libertades”.

En 2003, el diálogo UE - Cuba se interrumpió después del encarcelamiento de 75 disidentes en La Habana, que ya fueron liberados. Algunas sanciones fueron levantadas, tras la salida oficial del poder de Fidel Castro en 2008. Sin embargo varios países europeos continuaron  sus relaciones bilaterales con Cuba en los últimos años, y el comercio con la Isla ha ganado en volumen, convirtiendo a la UE en el segundo socio comercial de Cuba después de Venezuela, con 2.600 millones de euros en 2013, según la oficina europea de estadísticas Eurostat.
 
La UE es el segundo socio comercial de Cuba, el primer inversor extranjero y el tercer emisor de turistas. Ahora en el marco de la cooperación bilateral la UE entregará a Cuba 50 millones de euros hasta 2020 para proyectos en áreas como la agricultura y el medio ambiente.

"En este momento de profundos cambios, quizás un poco lentos, la UE está dispuesta, lista y convencida de que debe contribuir a esa actualización de la mejor manera posible", indicó Mogherini. La intensidad de las visitas de políticos europeos coincide con el deshielo entre Cuba y Estados Unidos, lo que demuestra el interés de la diplomacia comunitaria por seguir profundizando en sus relaciones con la isla y no perder su actual situación de ventaja en el plano económico.

El anuncio de normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos contextualizó el propio acercamiento entre la UE y La Habana, mientras ambas partes estaban negociando un Acuerdo de Cooperación. Tras años de enfrentamientos, la UE y el gobierno de Cuba habían sopesado la posible eliminación de la Posición Común.

Después de superar enfrentamientos, Bruselas decidió en 2014 poner en marcha un programa pragmático que desembocara en un Acuerdo de Cooperación similar al que la UE tiene como institución con todos los países y bloques de América Latina y el Caribe.

Predominantemente, la relación entre la UE y Cuba quedaba reducida a las iniciativas de España, tanto cuando lideraba el proceso de exigencias impuestas a La Habana --especialmente en momentos álgidos de los gobiernos del derechista Partido Popular--, cuando por el contrario se priorizaba una estrategia de incentivos, con el Partido Socialista Obrero Español al mando.

El respeto a los derechos humanos, un elemento fundamental en la negociación con la UE, representa la cuestión más delicada en la negociación europea con La Habana. Los Estados miembros más reacios (Polonia, República Checa y Alemania)  dieron el visto bueno a este diálogo con la condición de que en todo momento se prestara especial atención a este capítulo.

Se trata en definitiva de no ceder terreno en un país donde la UE juega con ventaja. Los intereses europeos harán bien en tener cuenta que el renacimiento de la relación natural entre Cuba y Estados Unidos representará un imponente competidor para que la relativa ventaja que los europeos han conseguido hasta ahora no se vea disminuida ostensiblemente.