Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

No habrá monumentos para Fidel Castro

La voluntad del líder de la revolución cubana Fidel Castro ahora es Ley, y su imagen solo será utilizada con carácter educativo.

Redacción Cubadebate En Política Jan. 3, 2017

En la recién terminada reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (parlamento) se aprobó una ley que prohíbe utilizar el nombre de Fidel Castro para nombrar calles y plazas, o erigir monumentos a su memoria.

La propuesta responde a la voluntad del líder histórico de la Revolución cubana, que como señalara Raúl Castro en el acto político en Santiago de Cuba, el pasado 3 de diciembre, era su deseo que una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigidos en su memoria monumentos, bustos, estatuas y otras formas similares de tributo. 

Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana y diputado a la Asamblea, señaló que la voluntad expresada por Fidel constituye el retrato y perfil de un revolucionario verdadero. Tenía confianza absoluta en el triunfo de las ideas y creía que ellas eran el mejor legado, dijo. 

El secretario del Consejo de Estado de Cuba, Homero Acosta, destacó que esa petición hecha por el Comandante en Jefe, y que fue dada a conocer tras su fallecimiento el pasado 25 de noviembre, a los 90 años de edad, es expresión de la humildad y modestia que le caracterizaron.

“Nuestro mayor homenaje no ha de ser el monumento o inmortalizar su nombre en todo lo que creamos o edifiquemos, nuestro mayor homenaje tiene que ser el de ser fieles y leales seguidores a su legado; mantener viva su obra es mantener viva por siempre la obra de la Revolución”, afirmó Jennifer Bello Martínez, presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), la integrante más joven del Consejo de Estado.

La legislación aprobada no limita la producción artística literaria, por lo cual resulta totalmente válido que un artista se inspire en Fidel o utilice su figura para crear una obra en cualquiera de las manifestaciones, ya sea la literatura, la música, la danza, el cine o las artes plásticas y aplicadas.

Tampoco se imponen limitaciones al uso de su iconografía e imágenes acumuladas en su rica trayectoria revolucionaria, en actos públicos, así como se mantendrán como hasta hoy sus fotos en centros de trabajo o de estudio, unidades militares e instituciones.