Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Nuevos desafíos en la prensa cubana

En la proximidad del día de la prensa cubana, este 14 de marzo, se revelan retos e inmensos desafíos asociados a los nuevos escenarios de la realidad cubana.

Valentín Rodríguez, Corresponsal En Política March 14, 2016

Los retos que se plantean hoy en Cuba para alcanzar el bienestar y la satisfacción de su población y lograr lo que el Presidente Raúl Castro ha señalado como un “socialismo próspero y sostenible”, comportan también metas y objetivos urgentes para la prensa cubana. Hoy se reclama de un modelo de prensa que mire mucho hacia la opinión pública y no hacia otros lados.

Para cumplir con ese reclamo inaplazable en el acompañamiento de las transformaciones no puede eludirse el argumento de ser una plaza sitiada por EEUU y de haber construido un modelo rígido de prensa cercano a los soviéticos. No puede ignorarse y para los que no lo saben es bueno decirlo que el bloqueo y el asedio a la Isla  no han permitido manejar con flexibilidad sus opciones ni actuar como si se viviera en una existencia normal. Hemos estado condenados a la crispación y al acecho constante.

“El desafío que tiene hoy por delante la prensa cubana es de una duración aun imprevisible y ya transcurre en circunstancias diferentes”, así lo expreso en entrevista exclusiva a Cuba es otra Historia José Alejandro Rodríguez, miembro de la presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba, premio nacional “José Martí. “Muchas han sido las limitaciones y no pocas las deficiencias, sin dejar de mencionar los errores en el ejercicio de la profesión, siempre en el proceso de perfeccionamiento y con la acción del análisis autocrítico requerido. Ni asomo de triunfalismo ha caracterizado el proceso de desarrollo de la prensa cubana, lo que ha contribuido a forjar también la actitud sencilla y hasta humilde de los intelectuales de la política y la ideología en el trabajo cotidiano, los periodistas a los que su pueblo distingue y admira” . Afirmo José Alejandro al evaluar críticamente el desenvolvimiento del periodismo en la Revolución. Un periodismo digno, ético, independiente del poder imperial y dependiente de la más justa y hermosa Revolución de un pueblo valiente, de historia mayor, es un valor superior e incomprensible para quienes disfrutan ser una mercancía más en el mercado y también algo muy distante de los que sin desearlo se ven obligados a no escribir lo que sienten y piensan.

“Una política audaz, objetiva y analítica define el protagonismo de la prensa cubana, como instrumento esencial de comunicación social y uno de los ejes esencial en la implementación del modelo económico cubano”, me dijo Ricardo Ronquillo, destacado periodista cubano y subdirector del diario Juventud Rebelde. “Los retos de la era tecnológica son pilares para una nueva política informática en los medios cubanos” subrayo el entrevistado.

Hoy solo una prensa más libre, cubana, auto regulada puede alcanzar el ideal martiano de convertirse en “el can guardador de la casa patria”, podrá serlo en la medida que vigile, indague, y alerte con suficiente autonomía, que trabaje sin temor y de modo responsable. Esa sería la prensa capaz de seguir combatiendo con mayor eficacia aun a un enemigo que posee capacidad y experiencia para ajustar sus ataques a cualquier perfil que se adopte. Podríamos estar en presencia de un nuevo modelo de prensa socialista, cimentada en su historia y su cultura, tal y como pensó José Martí.

Si no se camina por eso rumbo, se podría cumplir la máxima de Simón Rodríguez, el maestro de Bolívar: “o inventamos o fracasamos”.