Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Obama elimina la política de “pies secos pies mojados”

Un decreto ejecutivo del Presidente Barack Obama a pocos días de abandonar la Casa Blanca ha terminado con la ley de ajuste sobre la inmigración ilegal de cubanos hacia EEUU.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar/ COH En Política Jan. 12, 2017

Según trascendidos en varios medios estadounidenses de habla hispana, se ha filtrado que la Administración del Presidente Barack Obama ha puesto fin a la política de “pies secos pies mojados”, que otorga la residencia legal a los cubanos que arriban a los EUU sin visas.

Lo más significativo es que la orden ejecutiva entrara en vigor la próxima semana, unos días antes de que termine su mandato la administración, el próximo 20 de enero.

Estados Unidos y Cuba se han pasado varios meses negociando el cambio, incluyendo un acuerdo con Cuba para que permita el regreso de quienes sean rechazados por Estados Unidos.

La medida se produce una semana antes que el presidente Obama deje su cargo y es casi seguramente el último cambio que hará en su vasta reforma a las relaciones con Cuba.

Cincuenta años después de su implantación acaba de pasar la página triste del  proceso migratorio ilegal de los cubanos hacia la otra orilla.Los cuestionamientos de la permanencia obstinada de la legislación habían sido planteados durante los últimos años por el gobierno cubano con su contraparte estadounidense, aun cuando las relaciones no estaban establecidas. Al abrirse un canal de comunicación diplomático después del 17 de diciembre de 2014, la cancillería de la isla en la reunión del mecanismo de consulta entre ambos países, situo el tema como una prioridad alta. Esta legislación fue durante años un estímulo a la inmigración ilegal y a la práctica de actos de terrorismo por personas inescrupulosa y delincuente que cometían fechorías para llegar a EEE a toda costa

Desde 2014, 115,808 cubanos han entrado de manera irregular por puntos fronterizos del territorio estadounidense, más de 93 mil de ellos durante la etapa de deshielo de las relaciones entre  La Habana y Washington.  Al entrar a Estados Unidos, los cubanos reciben un parole, ayuda monetaria, cupones de alimentos y seguro médico, y pueden ajustar su estatus legal al cumplirse un año de su arribo al país.

En el 2016, el flujo migratorio, que incluye interceptados o avistados en el Estrecho de la Florida y zonas adyacentes del Atlántico y el Caribe, así como los que logran llegar a la costa, alcanzó los 7,358 cubanos, cifra superior a los 4,473 del período anterior.

Ya el presidente Donald Trump lo había proclamado durante su campaña que adoptaría medidas drásticas contra toda inmigración ilegal, parece que Obama se le adelanto.