Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Un 26 de julio con señales de actualización

Enmarcado en valoraciones caracterizadas por ser positivas, entre los habitantes de Sancti Spíritus hay matices en relación con que esa central provincia de Cuba haya sido sede del acto nacional por el Día de la Rebeldía Nacional.

Arturo Chang, Colaborador Ismael Francisco. En Política July 26, 2016

Si un tema estuvo demostrando, en estos últimos días, la libertad con que la ciudadanía se expresa en las calles cubanas es el de la conmemoración de la efeméride del 26 de Julio en la provincia de Sancti Spíritus.

 

Una mujer con el vestuario de los médicos, al tiempo que apuró el paso, se alejaba del callejón Ernesto Valdés Muñoz mientras decía en voz lo suficientemente alta como para ser escuchada claramente a 20 metros a la redonda: “Mira que comen bola… en vez de arreglar las calles que están llenas de baches”.

 

La quejosa aludía al día 22, a una plataforma en construcción de escasos metros, para colocarle mesas y sillas, una sencilla acción requerida de escasos recursos y que evidentemente da un toque pintoresco a la callejuela lateral del mercado principal de Sancti Spíritus, una villa que el año pasado cumplió su medio milenio, con una celebración que dejó obras en ejecución para concluir paulatinamente.

 

Al comentarle el incidente a Fidel Díaz Gutiérrez, diseñador y sastre del Fondo de Bienes Culturales, exclamó: “¡Qué barbaridad! ¡Qué malagradecida es la gente así!”, e inmediatamente hizo la observación de que las vías de esa ciudad edificada a orillas del río Yayabo no se caracteriza por tener huecos.

 

También se refirió a que en el acto central por el Día de la Rebeldía Nacional, el orador principal, el vicepresidente cubano José R. Machado Ventura, tuvo razón al decir que la ciudad capital está muy bonita, y que es el fruto de continuar obras emprendidas en ocasión de celebrarse recientemente el medio milenio de las villas de Sancti Spíritus y Trinidad.

 

Como bien dijo –asegura Díaz- lo más importante es avanzar consolidando lo que se logra, como en este caso y es algo que caracteriza a los espirituanos que hemos conservado todas las obras visitadas por Fidel cuando celebramos el 26 hace tres décadas.

 

Orestes Rodríguez cuestionó qué hizo la provincia espirituana por encima de las demás para haber ganado el honor de ser la sede de un acto tan trascendental. Cuando recibe la explicación dada por Machado Ventura, cambia de opinión y se queja de que por no tener esa información, hay personas descontentas.

 

Desde que Sancti Spíritus se convirtió en provincia por la división político administrativa de1976, esta es la segunda ocasión en tres décadas que el acto se efectúa en este central territorio. Daikel A. Abreu Rodríguez apenas había cumplido un año de edad cuando en 1986 Fidel habló en esa multitudinaria concentración y recorrió varias obras de importancia económica y social.

 

Esta vez no quiso que nadie le contara el hecho y desde la zona occidental del país viajó, el 22, hacia su ciudad natal para estar también el lunes 25 vísperas del acto, fecha en que se celebró el Día del Espirituano Ausente.

 

Díaz Gutiérrez, quien tiene por nombre el mismo del líder histórico de la Revolución, dice con orgullo que él fue el diseñador del vestuario de la gala artístico cultural del día 25 y de los artistas que intervinieron en el acto político, además de haber participado en la confección de una parte de esa ropa.

 

Daikel estuvo presente, pero hubiera querido escuchar las palabras de Fidel, quien fue tradicionalmente el orador del acto, y tampoco pudo oír un discurso del Presidente Raúl Castro Ruz porque fue el vicepresidente José Ramón Machado Ventura, quien habló.

 

Otra novedad que rompió la tradición fue que antes de que el sol empezara a levantar la temperatura, ya el acto había concluido, y sin trasladar representaciones de otros municipios que años atrás se contaban por miles para desbordar plazas que ahora se cubrieron con 8 mil asientos.

 

 

Tampoco hubo inauguración de grandes obras, sino pequeñas acciones constructivas de acuerdo con los planes elaborados según los recursos, pero fueron decenas de acciones que las comunidades agradecen por los beneficios que reportan a la vida diaria.