Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

VII Congreso del PCC: Dilemas y retos de la sociedad

Las proyecciones de futuro, pero aterrizando en medio de una nueva realidad que ha modificado los escenarios anteriores, se empeña en dejar sentada la proyección y las metas inmediatas, el 7mo Congreso del Partido Comunista Cubano.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ismael Francisco En Política April 17, 2016

La inmensa mayoría de la población de la Isla sigue con interés los debates que se televisan del 16 al 19 de abril las sesiones del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, porque piensan sinceramente que el máximo evento partidista, además de trazar el rumbo, contribuirá a la solución de muchas de las dificultades y carencias, trabas y burocratismos que enrarecen la vida cotidiana de sus ciudadanos.

El informe central presentado por el primer secretario de su Comité Central, Raúl Castro, expone al decir de su ponente, “con claridad los rasgos principales del modelo, de modo que sirva de guía teórica y conceptual a la construcción del socialismo en Cuba, en correspondencia con nuestras características y esfuerzos propios, to­mando como base la historia de la na­ción y del proceso revolucionario, la cultura nacional, las condiciones internas y la situación internacional, así como las experiencias de los procesos de desarrollo económico y social socialista en otros países”.

Los principales asuntos que interesan la vida y el hacer del cubano de hoy, son tratados en 4 comisiones de trabajo del Congreso. Entre los tantos significativos esta la propiedad privada y la dualidad monetaria. Con relación a este último no solo el Congreso sino numerosas personas con las que conversamos en estos días consideran que este ordenamiento monetario facilitará crear las condiciones requeridas para suspender los nocivos efectos del igualitarismo y hacer realidad el principio socialista que expresa "de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo".

Juan Díaz, panadero de un barrio habanero le dijo a Cuba es otra historia, que “siente el temor que un congreso como este que puede ser trascendental quede en la teoría cuando se necesitan resolver problemas urgentes del ciudadano común como el salario y el desabastecimiento”.Odalys Acosta, comenta que “el Congreso es importante porque confía en el Partido, pero la resistencia tiene límites, y el agobio ante la cotidianidad es inmenso, por eso deseamos ver la luz en el corto plazo”, nos sentenció.

Carlos Rondón profesor universitario, valora “este congreso como el de la continuidad generacional, pero con la mira puesta en dejar plasmado el rumbo futuro frente a los nuevos escenarios que han modificado el trabajo de la organización y el pensamientos de una inmensa mayoría de los ciudadanos”. Al acercarme a Isidro Rosales, dueño de una paladar “me mostró su preocupación sobre algunas intervenciones que vio sobre la propiedad privada, pero que el propio Raúl dejo claro que esos negocios familiares son una necesidad de la hora actual, en general sin demasiada hondura, este nuevo emprendedor considera que el evento del Partido, es “importante para dejar asegurado el rumbo de la Revolución y los que sucederán a los líderes históricos”.

Conceptualizar el modelo económico y social cubano es una plataforma clave que el Congreso que segmentos de  la sociedad discutirán y enriquecerán.

 Entre los temas más debatidos, según he conocido por la información ofrecida por el medios nacionales, estuvieron el papel protagónico que debe tener la juventud, la agudización de problemas sociales durante el llamado Período Especial, el reconocimiento y la regulación del mercado, el reconocimiento de la propiedad privada y la existencia de otros medios fundamentales de producción no estatales, y la prosperidad en el socialismo.

El Congreso sin dudas es un evento trascendental para definir el rumbo de la nación. Opiniones encontradas en la población, pero todas con un denominador común: el deseo de tener un país próspero y que sus ciudadanos puedan tener retribuciones adecuadas para garantizar sus beneficios. Retos muchos, pero el dilema de hacer realidad esas discusiones y propósitos es una camino largo y escabroso, pero la esperanza persiste en un país de gladiadores que confía en quienes lo han guiado hasta hoy.