Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Artimañas de una cigüeña

Se espera que a partir de 2016 se introduzcan en Cuba nuevas técnicas de reproducción asistida de alta tecnología empleadas en el mundo para tratar a la pareja infértil.

Alexa M En Sociedad Oct. 6, 2015

Según exponen estadísticas, alrededor del 14 por ciento de las féminas cubanas en edad reproductiva presentan problemas para concebir un embarazo, tras un año de intentos fallidos.  Para ellas y sus parejas el poder tener un hijo se vuelve una carrera contra el tiempo, y las posibilidades de un Plan B, pues hasta hace pocos años acceder a métodos de reproducción asistida de alta tecnología era muy complejo en el país. 

 

Aunque técnicas como la fertilización in Vitro (FIV) por transferencia embrionaria se realiza en el país desde los primeros años del presente siglo, los tratamientos no daban abasto a todas las personas que lo requerían, pues tratar la esterilidad requiere procedimientos muy costosos.

 

Según señala en medios oficiales el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno-Infantil del Minsiterio de Salud Publica, en 2014 se atendieron 37 124 parejas y fueron realizados 35 102 procedimientos, entre estos 21 106 inseminaciones artificiales, se lograron 1 048 embarazos,

También comenzaron a realizarse a finales del pasado año las primeras pruebas de microcirugía testicular para tratar la infertilidad masculina severa y se introdujo la FIV con transferencia embrionaria a partir de la ovodonación familiar.

Sin embargo, el acceso a estas técnicas de alta tecnología solo está presente en pocos centros territoriales como los hospitales Vladimir I. Lenin, en Holguín; Gustavo Aldereguía Lima, en Cienfuegos; Ramón González Coro y Hermanos Ameijeiras, en La Habana, siendo este último el único del país durante varios años.

 

Se espera que a partir del 2016 se introduzca paulatinamente en la Isla el resto de las técnicas que se emplean en el mundo: vitrificación de espermatozoides obtenidos por biopsia por mapeo testicular, y otras técnicas de microcirugía testicular para el tratamiento de azoospermias severas; así como la vitrificación de ovocitos y embriones.

Así como los hombres pueden donar su semen, y un banco de este tipo facilitaría la concepción en las parejas cuya causa de esterilidad está asociada al hombre, la donación de ovocitos puede abrir las puertas de la felicidad a las mujeres con infertilidad ovárica.

 

Según expone el especialista, en Cuba hasta el momento se han manejado los casos a partir del parentesco familiar de primer grado, preferiblemente entre hermanas, y se aspira a materializar la ovodonación altruista o solidaria, para lo cual se crearán las condiciones para que mediante vitrificación se garantice una reserva de ovocitos que permita ofrecer más de un intento de embarazo por reproducción asistida.

 

El pasado año en el país se destinó cuatro millones de dólares al Programa de Atención a la Pareja Infértil. Actualmente en Cuba existen 168 servicios municipales, donde se ofrecieron 22 994 consultas de infertilidad en 2014; 1 889 consultas más que en 2013.