Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Autos rusos en las calles cubanas

En 2009 se creó el Club de Autos Rusos de Cuba, que agrupa a todos aquellos que tienen o tuvieron un auto de este tipo, o que simplemente aprecian estos vehículos

Eileen Sosín Martínez Carlos Rodríguez/ COH En Sociedad Jan. 21, 2017

Muchos aseguran que el Lada es “el carro de Cuba”. Estos autos, remanente de la época de fuerte acercamiento hacia la Unión Soviética, son apreciados por su resistencia y la relativa facilidad para encontrar piezas de repuesto. 

En las calles de la Isla solo los aventajan los autos clásicos norteamericanos de los años cincuenta, los famosos “almendrones”. Ambos comparten la suerte del “invento cubano”, dígase la constante puesta en práctica de la creatividad para resolver los problemas y carencias que se dan en el día a día. 

Por ejemplo, en algún momento se estilaba unir dos Ladas 21013 para construir una limusina de seis puertas con el doble de capacidad. La marca se fundó en el año 1966 en colaboración con la empresa italiana FIAT. 

La Unión Soviética cayó y el Lada dejó de exportarse a Latinoamérica durante casi diez años. Durante este tiempo los automóviles soviéticos comenzaron a envejecer y a estropearse. Sin embargo, gracias al clima de la Isla y a un buen cuidado, se han conservado en buen estado muchos de ellos, que siguen circulando hasta ahora.

En 2009 se creó el Club de Autos Rusos de Cuba, que agrupa a todos aquellos que tienen o tuvieron un auto de este tipo, o que simplemente aprecian estos vehículos. Su objetivo es promover la cultura automovilística y vial. 

Entre las actividades periódicas que realizan se incluyen caravanas, exhibiciones, festivales de la velocidad, competencias, concursos… Para ello aprovechan fechas significativas, como el Día de los Enamorados. 

Aunque algunos conductores prefieren marcas y modelos más modernos, muchos choferes aprecian enormemente su auto, con merecida fama de fortaleza, y capaz de echar a andar con los más increíbles inventos. 

El Lada clásico –rectangular, de líneas y mecanismos sencillos- ya no se fabrica más en Rusia. Pero si los Ford y Chevrolet han sobrevivido en Cuba, a pesar de las carencias, cabe esperar que estos otros corran una suerte similar.