Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Bromeando con la Muerte

"Dicen que la muerte mata, yo sé que no mata ná, yo me la topé en la calle y la hice virar pa´atrás."

Margarita Pécora Cubanet En Sociedad Feb. 13, 2016

El temor a la muerte, la más universal y antigua compañera del hombre, es lo que hace que nos aferremos más cada día a la vida.

En  la Antilla mayor, dadas las particularidades del ser cubano, bromista, juguetón, dos  ingredientes  del compuesto que  suelen autodenominar “jodedor”,  el fenómeno de la muerte  es tirado  a broma de forma  sarcástica , tal vez  como un recurso sicológico de protección,  para evadir  el propio temor  a  la llegada  irremediable  de la muerte.

“Tanta lucha, tanto chequeo médico , tanta vitamina, collares de  santos,  resguardos y toda esa  burundanga, y  total, la pelá se lo va a llevar a uno de todas maneras”.

La expresión la escuché a un hombre  que  le arrancaba  a un trozo de tabaco, las dos últimas bocanadas de humo, sentado en el quicio de la  puerta de una casa habanera.

Por eso no me extrañó que en un vuelo internacional, sentada  al lado de  un compatriota que  entabló charla  de inmediato,  éste  no tardara en  darme un  consejo  macabro, al tiempo que la azafata realizaba su  gestual explicación sobre los mecanismos para una salida de emergencia,  y mostraba  el uso  del salvavidas y las máscaras de oxigeno.

Fue entonces cuando el  paisano disparó a mi oído:

 -Chica, no  te esfuerces en aprenderte esa clase, porque este cinturón, para lo único que sirve es para que identifiquen los cadáveres por la pulgada de tela que pudiera quedar de la ropa que el pasajero llevaba puesta...

 Acto seguido pulsó el botón para llamar a la azafata y sin el menor rasgo de vergüenza  le pidió   un vaso  de vino, que  utilizó  como  un sedante para  dormirse profundamente  y   no enfrentar la realidad de estar volando a una altura de más de 15  mil metros...

Es característico  en el cubano el uso del humor   negro para  enfrentar  realidades  impactantes como  son la pérdida de seres queridos, parientes o amigos. Es  entonces  cuando  brota  la mayor riqueza  lingüística que poseen,  para  referirse al acto de la muerte, el funeral, y todo lo que rodea este hecho.

-Pobre fulano, estiró la pata,  se ñampió, palmó la carabela, estiró el pellejo, largó la cutara, se partió,  se lo llevó la pelá…y otras tantas frases jocosas  que  son sutilizadas  cuando  por supuesto,  el fallecido  no  es alguien muy cercano.  

Es  usual   también  escuchar expresiones que implican que al morir, la persona abandona objetos o prendas que utilizó con mucha frecuencia en vida.

“colgó los tenis, guardó el sable, colgó las botas, largó la cutara, o la chancleta,  no fuma más, no bebe más ron…

En algunas regiones de Cuba,  suele utilizarse determinadas  expresiones para referirse  a los preparativos para dejar “tendido” al fallecido, tales como: le dieron la última afeitada, recordando tal vez, que antiguamente cuando se amortajaba a un cadáver, si era de a un hombre, previamente se le afeitaba, si la muerta era una mujer: le dieron la última entalcada.

No escapa a la  proverbial picardía cubana,  la forma en que el fallecido es colocado dentro del ataúd, operación que por sencilla que parezca, requiere de la asistencia de expertos ya que si no es acomodado antes de que alcance la fase de rigidez, entonces el cuerpo puede quedar torcido.

-“Lo pusieron mirándose el dedo gordo del pie”, “oliéndose los sobacos”, “embutido hasta los codos” o “mirándose el ombligo”.

Cuando llegaba el triste momento de conducir el féretro hasta el Cementerio, entonces   recurren  a otras  frases  figurativas que, por más que uno intente disimular, provocaban risa:

-“Se lo llevaron para el Reparto Bocarriba”, para “la tierra de los calvos”, el “cuarto sin techo” o el palomar...

 Peter Berger un teólogo luterano y sociólogo estadounidense,  en su ensayo "Risa redentora" toca el tema de la función defensiva del humor explica que:"Un tipo de chistes que ilustran esta función de defensa es el del llamado 'humor negro'. Algunos de estos chistes se refieren a terrores específicos, otros están asociados de manera más general con el terror que inspira la mortalidad". Por supuesto que los cubanos, no estamos exentos de estos temores, solo  que nos defendemos de ellos jaraneando  con la muerte en cueros, venga o no con guadaña…