Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Con nuevo Arzobispo en La Habana

La designación del jefe de la iglesia católica cubana por bula papal despierta expectativas entre feligreses y ateos. ¿La flamante autoridad religiosa mantendrá el rumbo asumido?

Valentín Rodríguez, Corresponsal Archivo En Sociedad May 29, 2016

La instalación del nuevo Arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García Rodríguez, ha despertado curiosidad en la feligresía, pero también inquietud en sectores de la política ante un posible cambio de rumbo de la Iglesia católica en sus relaciones con el gobierno.

 

La toma de posesión del Monseñor Rodríguez como nuevo jefe de la Arquidiócesis de La Habana, se realizó en la Catedral capitalina con la presencia de sus fieles de Camagüey que acudieron a recibir al prelado, y que contó con el simbolismo de la asistencia de Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente del Consejo de Estado; quien años atrás fuera primer secretario del Partido Comunista en la Provincia de la que ofició durante una década el nuevo arzobispo.

 

El nombramiento del Arzobispo se produce por una orden papal, llamada Bula y no como algunos creen derivada del acuerdo del Consejo de Obispos de la Isla, que no interviene ni opina según las prescripciones de la Santa Sede.

 

En el documento el Papa Francisco expresa que el designado tiene reconocidas cualidades intelectuales y morales, y goza de experiencia en la misión pastoral, así recibe del Arzobispo saliente el báculo que le otorga la investidura.

 

La salida de Jaime Ortega Alamino, se produce de acuerdo a la propia solicitud de renuncia al arribar a la edad de 75 años, según dicta el código canónico, y tras extender a 4 años más su permanencia; luego el Papa Francisco aceptó su retiro.

 

Este se había mostrado como un gran conciliador con el gobierno cubano y fue el artífice de la liberación de presos, lo que le granjeó una importante ascendencia en el pueblo. Tuvo también la suerte de recibir a tres Papas durante su arzobispado.

 

Resulto significativa y hasta despertó incertidumbre que la homilía de iniciación del nuevo Arzobispo girara  en torno al misterio de la Santísima Trinidad, cuando su antecesor en tonos más terrenales se refirió a las relaciones de la Iglesia con el gobierno y a su papel en la sociedad cubana.

 

El nuevo Arzobispado tendrá que labrar su propio camino, o continuar el trazado por el Cardenal Ortega en sus relaciones con la sociedad y con el gobierno. Su imagen perdura entre los cubanos que vieron en él a un interlocutor que abría sus puertas.

 

 

Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez nació en Camagüey en 1948 y fue ordenado sacerdote en 1972.  Sus primeros años de ministerio los ejerció en la actual Diócesis de Ciego de Ávila. El 15 de marzo de 1997 fue nombrado Obispo Auxiliar de Camagüey y, en junio del 2002, asumió como segundo Arzobispo de esa misma Arquidiócesis.