Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cuando llegue a viejo...

Un programa multisectorial y con la participación de diferentes disciplinas médicas afronta en la Isla el reto del envejecimiento poblacional que ya supera los 2 millones de personas mayores de 60 años.

Maria Lucía Gonzalez Rolando Pujol En Sociedad June 24, 2016

Isabel, Antonio y Onilda asumen su vejez llenos de añoranzas. Adolecen de la mano que ha de apoyarle. Como ellos viven muchos ancianos cubanos afectados por el fenómeno de la emigración. El hecho es una preocupante del Ministerio de Salud Pública para asistir, de manera diferenciada, sobre todo a aquellos más desvalidos.

 

El doctor Humberto Arencibia Pérez,  presidente de la Sociedad  Cubana de Geriatría y Gerontología, informó que el fenómeno de contar con más de 2 millones de personas mayores de 60 años en la Isla se inserta en un contexto similar a escala mundial y enfrentarlo no se asume como una problemática, sino como un reto.

 

Cuba desarrolla desde la década del 80 un programa nacional dirigido a este grupo etario que va en aumento. Además, destacó que la mayor atención se dirige a los que superan los 75 años, por los riesgos que afrontan de discapacidad, dependencia y el padecimiento de enfermedades crónicas.

 

Con 24 años de haber, el Centro de Investigaciones sobre Longevidad y Envejecimiento y Salud (Cited), es un referente en la región tanto en la formación de recursos humanos, nacionales y extranjeros, como en la asistencia médica y los estudios sobre los procesos asociados al adulto mayor.

 

Arencibia se refirió, entre otras investigaciones afines el Proyecto SABE, con sondeos diagnósticos en diez ciudades latinoamericanas, indagaciones a todas las personas centenarias de la Isla, aspectos sociales asociados al envejecimiento, y análisis sobre la cognición, rehabilitación y la depresión como padecimientos más frecuentes, entre las principales líneas que indagan.

 

El funcionario añadió que el bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba ha influido en las personas de la llamada tercera edad con impactos en la estabilidad de algunos medicamentos, la economía, el acceso a algunos medios diagnósticos y terapéuticos en falta y sobre todo en la necesidad de afecto y cariño que padecen los ancianos que viven solos por la creciente emigración de sus familiares en los últimos años.

 

 

El doctor Arencibia recalcó que es esencial  trabajar desde edades tempranas de la vida para llegar a un envejecimiento activo y participativo y lograr la independencia hasta avanzada edad, lo que requiere un mayor esfuerzo interdisciplinario y con la participación de otras instituciones a escala social, temas que serán debatidos en el IX Congreso Internacional de Geriatría, a celebrarse en octubre próximo.