Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cuatro Caminos, patrimonio y modernidad en el comercio

Un mercado antológico se remodela con conceptos actuales, que devolverán a los habaneros y visitantes un espacio que mucho se extraña

María Lucía González Yailín Alfaro Guillén En Sociedad Feb. 16, 2017

No es un comercio cualquiera, se trata del Centro Comercial Mercado Único de Cuatro Caminos, un proyecto constructivo que avanza en la capital cubana para rescatar un gran edificio de arquitectura patrimonial, con la conjugación armoniosa de lo tradicional y lo moderno en cuanto a estilos, y de la actividad estatal y la no estatal en los servicios que brindará.

Algo así como una novedad por el concepto ambicioso de integrar múltiples usos –más allá de los que siempre le valieron la fama desde su construcción en 1920-, y retomar el bullicio y el constante ir y venir de personas en el corazón mismo de La Habana, pues se halla en los límites de tres de los municipios más poblados de la urbe.

La casi centenaria edificación, declarada Monumento Local, está sujeta a un mínimo de modificaciones a la estructura original, explicó Emilio Morales Rúa, especialista principal del equipo de inversionistas, quien añade que pretenden ser lo más respetuosos posible con las características del inmueble, y conservar la mayor cantidad de aspectos, principalmente las fachadas, las estructuras metálicas y los accesos.

En las dos plantas del edificio estarán distribuidas cafeterías, oficinas, así como una tienda de artículos para el hogar, mercado, licorería, confitería, los almacenes y una enorme área donde ofrecerán sus servicios los trabajadores particulares, que representará casi el 60 por ciento en el primer nivel.

Se busca un acercamiento a los más modernos estilos de diseño, en cuanto a ordenamiento de los espacios, el mobiliario, la iluminación, y los colores a emplear, siguiendo las más actuales tendencias internacionales, puntualizó el especialista Emilio Morales Rúa.

A tono con los centros comerciales de avanzada, las propuestas de venta abarcarán estilos decorativos además del producto en venta, por lo que la exhibición se hará en pequeños sets que simulen habitaciones, incluyendo todos los elementos decorativos afines. 

El arquitecto Hernández Peñate explicó que se trabaja en la recuperación de los cuatro enormes relojes de las fachadas, la instalación de escaleras mecánicas, elevadores de carga y pasajeros. 

Las fachadas simularán las originales de piedra, erigidas en 1920, se mejorará el sistema de drenaje y alcantarillado. También se prevé la inclusión de paneles solares en la cubierta. 

Sin dudas, este será un centro comercial único de su tipo en el país, que devolverá al entorno aquella muchedumbre que por siempre rondó la zona, cuando de nuevo abran sus cuatro portones y vuelva el bullicio a la inmensa manzana habanera de Cuatro Caminos.