Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Diez años del contingente médico cubano Henry Reeve

La agrupación, integrada por dos mil colaboradores, es candidata al premio Nobel de la Paz 2015.

Olivia Valero Cubadebate En Sociedad Sept. 26, 2015

Dieciocho misiones en los más disímiles escenarios del orbe, incluyendo la más reciente en la isla de Dominica, suma el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve” al arribar este 19 de septiembre a su primera década de creado.
Su origen se debe a una idea del líder de la Revolución Cubana Fidel Castro, tras el paso arrasador del huracán Katrina por Nueva Orleans, Estados Unidos, en 2005. Entonces, las autoridades de la Isla ofrecieron a ese país el envío de personal médico experimentado con los recursos indispensables para atender a las víctimas. Sin embargo, el gobierno estadounidense nunca respondió al ofrecimiento, ni siquiera mencionó a Cuba en la larga lista de naciones que mostraron su respaldo al pueblo norteamericano.

Aunque se suele hablar poco de dicha agrupación, fuera de las regiones donde trabaja, en estos diez años sus integrantes han izado la bandera de la solidaridad en las alturas del Himalaya, en la Cachemira pakistaní; en pleno desierto de Atacama, al norte de Chile; en el cercano Haití y en tierras de la distante África, además de otros sitios, donde han brindado servicios de salud a miles de personas.

Para la doctora Yvonne Rodríguez García, especialista en Medicina General Integral y subdirectora de la Unidad Central de Cooperación Médica, el contingente, integrado hoy por dos mil colaboradores, tiene una gran capacidad de movilización. “Las brigadas se conforman en 24 horas, y con igual prontitud se disponen los recursos materiales.  Quienes forman parte de este grupo se caracterizan por su alta sensibilidad porque saben que en cualquier escenario donde estén si no actúan de inmediato la gente se muere”.

Luego de la lección de humanismo dada al mundo por los médicos y enfermeros cubanos que combatieron la epidemia de ébola en países de África Occidental, al punto de reducir notablemente la mortalidad causada por el virus, la Conferencia anual de sindicalistas noruegos propuso al Contingente “Henry Reeve” como candidato al premio Nobel de la Paz 2015. Gesto que, al decir de la doctora Yvonne Rodríguez, reconoce “la nobleza de las acciones de esta agrupación, diferente a todo lo demás, porque somos capaces de salvar vidas a costa de cualquier sacrificio”.