Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

El fotógrafo cubano preferido de la Presidenta Argentina

Kaloian Santos Cabrera fue con su cámara a la apertura de las sesiones del Congreso argentino. Allí su mirada profunda captó un momento que la propia presidenta de la Nación Argentina comentaría después.

Jimena Riveros Kalo En Sociedad March 20, 2015

No era un domingo más. Era la inauguración del 133 período de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación que lógicamente estaría a cargo de la presidenta de todos los argentinos. Mucha gente comenzó a reunirse desde temprano para llegar a las 12 del mediodía a las inmediaciones del recinto. 

Llegaban por todos lados y en diferentes transportes. Los números en cuanto a la cantidad de personas varía según el medio que lo informa, lo cierto es que eran muchos, muchísimos. Todos dispuestos a escucharla. Había gente grande, muy grande y jóvenes por doquier. Había un clima festivo pese a la lluvia que iba y venia.

Kaloian Santos Cabrera (ver http://www.cubaesotrahistoria.com.ar/cultura/una-mirada-latinoamericana/) fue de los que no pudo llegar. Él estaba cámara en mano captándolo todo cuando escuchó  que Cristina decía: "El país cómodo es para la gente, no para los dirigentes". En ese momento estallaron los aplausos y las lágrimas y sonrisas de emoción y él que estaba en el fondo de la plaza, frente a una pantalla, se quedó quieto, con la piel de gallina. En ese momento observa que la presidenta salía por la puerta principal del Congreso a saludar a la gente y se lamentó no estar más cerca para tener esa foto. “Hubiera sido imposible llegar entre el mundo de gente y las tres cuadras que me separaban del portón principal del Congreso” explica Kalo que seguía incisivamente el recorrido que hacia ella y al ver que se subió a una camioneta puedo reconocer que iba por la avenida Callao, en dirección a Corrientes: “Desde donde yo estaba ubicado y hasta un punto donde pudiera coincidir con su paso mediaban siete cuadras” dice mientras recuerda: “Creo que corrí más rápido que el colosal velocista jamaiquino Usain Bolt”. Así fue que llegó incluso unos minutos antes de que pasara.

Entre apretones cargados de adrenalina y emoción empezó a sacar fotos. Incluso, y en la búsqueda de una imagen que sólo sea de él, se trepó al mástil de una parada de colectivo y desde ahí consiguió el “lugar privilegiado para fotografiarlaa Cristina entre la gente”. Este muchacho con sangre cubana inmediatamente se dispuso a subir las fotos obtenidas a su Facebook personal y mucha gente comenzó a compartirlas. Una semana después se encontró con la grata sorpresa que la presidente de la Nación había escrito: "Esa que estoy colgada en la ventanilla de la camioneta bajo la lluvia, me contaron que la tomó el fotógrafo cubano Kalian Santos Cabrera sobre Callao… Uy! Ya veo que dicen que hay comandos cubanos en Argentina. Me encanta la del subte! La del choripán, la de la señora mayor con los deditos en V… todas son divinas. Me gustaron porque expresan diversidad, pluralidad, organización y mucha pero mucha concurrencia espontánea. Los militantes los llaman "los que van sueltos" o "sin encuadrar". A mí me gusta reconocerlos como ciudadanos y ciudadanas que participan desde otro lugar".

Los dichos de Cristina y la ironía respecto a los comandos cubanos en el país no son casuales. Ella es una reconocida admiradora de la cultura cubana y de hecho en los últimos 11 años fueron invitados muchos artistas y pensadores cubanos por el gobierno argentino.

Kaloían explica que con esa le pasaron varias cosas hermosas pero que la principal y más importante “es que miles de personas la fueron haciendo suya y compartiendo. Porque esta foto no la publiqué en ningún medio de prensa. De hecho no la seleccioné entre el fotorreportaje que publiqué en Cubadebate sobre los acontecimientos del 1M. Solo la puse en mi facebook personal”. Fue algo que sucedió más allá del propio fotógrafo porque ni siquiera tenía marca de agua ni aclaraba que él era el autor y “sin embargo se viralizó y le llegó a Cristina con el nombre del autor y todo. Esa fue la frutilla del postre”. 

La foto no tenía nombre originalmente pero ya lo tiene: “Crispasión”. Kaloian la convirtió en un bello y sencillo cuadro que espera poder darselo en persona a presidente de todos los argentinos, Cristina Fernández de Kirchner.