Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

El natalicio de una mente brillante

José Martí Pérez (1853-1895), el más genial y universal de los pensadores cubanos es motivo de celebración en toda Cuba, por el aniversario 163 de su natalicio que se conmemora este 28 de enero.

Margarita Pécora Archivo En Sociedad Jan. 23, 2016

Y como no puede ser  de otro modo, la Embajada de Cuba en Argentina  realizó su acto de conmemoración  163 aniversario del por el  natalicio de quien también es considerado como el  Héroe Nacional cubano.

 

Un busto de bronce le rinde homenaje en el Jardín de los Poetas en el Rosedal  de la Capital Federal. Allí se reúnen cada año y en cada efemérides, no solo los cubanos residentes en la ARgentina, también los argentinos que conocen  la  extraordinaria trayectoria  del intelectual cubano, y lo admiran por su ideario imperecedero. 

 

Porque  Martí no solo fue  poeta, sino también un revolucionario, un polìtico, a quien se le atribuye la autoría intelectual del Asalto al Cuartel Moncada que guió fidel Castro.

 

 Como  Político y escritor cubano,  es destacado precursor del Modernismo literario hispanoamericano y uno de los principales líderes de la independencia cubana.

 

 Nacido en el seno de una familia española con pocos recursos económicos, a la edad de doce años José Martí empezó a estudiar en el colegio municipal que dirigía el poeta Rafael María de Mendive, quien se fijó en las cualidades intelectuales del muchacho y decidió dedicarse personalmente a su educación.

 

Allá está en la calle de Paula en la Habana Vieja, su casa natal, llena de fotos  y recuerdos de un hombre brillante.El joven Martí pronto se sintió atraído por las ideas revolucionarias de muchos cubanos, y tras el inicio de la Guerra de los Diez Años y el encarcelamiento de su mentor, inició su actividad revolucionaria: publicó la gacetilla El Diablo Cojuelo, y poco después una revista, La Patria Libre, que contenía su poema dramático Abdala.

 

 

A los diecisiete años José Martí fue condenado a seis años de cárcel por su pertenencia a grupos independentistas; realizó trabajos forzados en el penal hasta que su mal estado de salud le valió el indulto. Deportado a España, en este país publicó su primera obra de importancia, el drama La adúltera. Inició en Madrid estudios de derecho y se licenció en derecho y filosofía y letras por la Universidad de Zaragoza.

 

Durante sus años en España surgió en él un profundo afecto por el país, aunque nunca perdonó su política colonial. En su obra La República Española ante la Revolución Cubana reclamaba a la metrópoli que hiciera un acto de contrición y reconociese los errores cometidos en Cuba. Tras viajar durante tres años por Europa y América, José Martí acabó por instalarse en México.

 

Allí se casó con la cubana Carmen Sayes Bazán y, poco después, gracias a la paz de Zanjón, que daba por concluida la Guerra de los Diez Años (1868-1878), se trasladó a Cuba. Deportado de nuevo por las autoridades cubanas, temerosas ante su pasado revolucionario, se afincó en Nueva York y se dedicó por completo a la actividad política y literaria.