Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

El tren de los puros

Un humidor, réplica del Tren Mambí, fue una de las muestras más visitadas en la Feria Comercial del Festival del Habano 2017

María Lucía González Rolando Pujol En Sociedad March 6, 2017

Un mega humidor en forma de tren se exhibió en la feria comercial del Festival del Habano, como parte de un proyecto patrimonial que desarrollan el famoso torcedor de tabaco, premio Guinnes por el puro más largo, con 90 metros, José Cautelar Cairo (Cueto), y un grupo de jóvenes creadores.

 

Se trata de una réplica del Tren Mambí, muy visitado por turistas en la Plaza San Francisco de Asís, en La Habana Vieja, con dimensiones de 3,70 por 80 metros. La pieza contempla 32 humidores y 14 gavetas, con los requisitos estándares.

 

Los realizadores Jordan García y Emilio González aseguran que desde el inicio les motivó la idea de Cueto, y en cuatro meses la convirtieron en esta obra que lleva historia, cultura y tradiciones cubanas, pues, además de los depósitos para conservar el tabaco, incluye otros que pueden funcionar como cava de vino, ron y hasta para guardar café. 

 

Metales, caoba y cedro antiguos, fueron los materiales utilizados para dar forma a este humidor atípico, que llamó la atención en el Palacio de las Convenciones de Cuba, bien como una figura museable o de uso, fundamentalmente para los coleccionistas de grandes volúmenes de ron y tabaco.

 

La confección de la pieza estuvo a cargo de un grupo de 10 especialistas en carpintería, orfebrería, pintura y otros oficios, quienes requirieron mucho rigor y precisión para acercarse lo más posible a los originales, tomados de un estudio detallado de fotografías de época por parte de Taití Díaz, la diseñadora.

 

Predominan los colores blanco y verde, así como los tonos de la madera empleada para las gavetas, humidores, cajuelas de herramientas, ventiladores y las ruedas que aparecen ensambladas en cuatro rieles de línea, donde se sostiene el tren. En metal confeccionaron el balcón delantero, y sobresale el minucioso trabajo de ubicación de los remaches.

 

“Este es nuestro homenaje a Cueto, Hombre Habano, modesto y sencillo, que sobresale por su tenaz empeño en busca del habano más grande del mundo, pero también por su generosidad, entrega y dedicación a uno de los oficios más antiguos de Cuba. Para nosotros es un honor que nos incluya en sus proyectos”, aseguran los creadores del humidor.