Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Fidel en su trayecto hacia Martí

La historia de Cuba está llena de símbolos, pero se han incrementado a partir del triunfo de la Revolución liderada por Fidel

Arturo Chang, Colaborador Cortesía Vanguardia En Sociedad Dec. 2, 2016

A partir de la noche del miércoles 30 de noviembre, cada vez que el pueblo le rinda homenaje póstumo a Fidel, estará prodigándole el tributo a un Comandante en Jefe que pernoctó en el mismo recinto donde reposan los restos de su entrañable compañero de lucha, el Che Guevara.

Fue una parada llena de simbolismo, como si ambos se reencontraran para rememorar que también en 1959, el Guerrillero Heroico llegó primero a librar la Campaña de Las Villas y luego vino el líder histórico de la Revolución en un diálogo que se hizo permanente con el pueblo a quien desde aquellos momentos dijo que se subordinaba.

También ese mismo día en que cenizas tan guerrilleras como los huesos estuvieron en el mismo lugar, se conmemoraba el aniversario 60 de que en Santiago de Cuba el pueblo se vistió de verde olivo para realizar acciones relacionadas con el desembarco de los expedicionarios del Granma, un yate que zarpó del puerto mexicano de Tuxpan precisamente en una fecha coincidente con el paso a la eternidad del hombre al cual sus enemigos intentaron infructuosamente de asesinar en centenares de ocasiones.

Hasta el Conjunto Escultórico Ernesto Che Guevara llegaron las cenizas del líder histórico procedentes de La Habana, desde donde partió siguiendo la misma ruta de la Caravana de la Libertad en 1959, pero en sentido inverso, por lo cual se desvió de la Carretera Central para ir hasta Cienfuegos, donde a menos de una semana de triunfar la Revolución fue a rendir homenaje a los mártires del levantamiento del 5 de Septiembre.

El jueves 1 de diciembre, en horas de la mañana, concluye Fidel su reencuentro con el Che, y continúa hacia Sancti Spíritus, Ciego de Avila, Camagüey, Guáimaro, Las Tunas, Holguín, Bayamo hasta concluir en día 4 en Santiago de Cuba, para encontrarse con José Martí en el Cementerio de Santa Ifigenia, donde para él mismo son válidas las mismas palabras con las cuales se refirió al Che en 1997, cuando llegaron sus restos a Santa Clara:

“¡Las trincheras de ideas y de justicia que ustedes defenderán junto a nuestro pueblo, el enemigo no podrá conquistarlas jamás! ¡Y juntos seguiremos luchando por un mundo mejor!.”

Al concluir el trayecto a la inversa de la Caravana de la Libertad, también Fidel formará parte del destacamento de refuerzo como bautizó a los restos del Che y sus compañeros.