Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La batalla contra el Zika es “a camisa quitada”

Cuba pese a sus tantas carencias y limitaciones es una sociedad organizada que ahora se enfrenta a una nueva amenaza, con un plan de acción coordinado de manera impresionante por las más altas instancias del gobierno en el frente epidemiológico.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Granma.cu En Sociedad March 5, 2016

Se ha detectado el primer caso del virus del Zika, importado al país por una médico venezolana que asistía a un curso de superación, pero los mecanismos de detección, prevención y tratamiento muestran la capacidad de preparación del país para enfrentar la epidemia.Sin embargo, teniendo en cuenta la complejidad de la situación epidemiológica internacional, el gobierno cubanoprefiere prevenir que tener que lamentar después. Por ello despliega un plan de acción intensiva en la lucha contra el mosquito de la familia Aedes en el ámbito familiar, laboral, comunitario y social como única alternativa eficaz para evitar la transmisión de estas enfermedades.

El llamado del presidente cubano Raúl Castro, publicado el 22 de febrero pasado, evidencia que corresponde a cada ciudadano tomar las riendas del asunto. De la única manera en la que Cuba puede evitar la propagación de casos de Zika  es eliminando al vector donde se pueda y reducir sus niveles de infestación.En un intercambio con la prensa al que asistió este corresponsal, el doctor Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública, manifestó que más que el clima y la deficiente higiene medioambiental, es la baja percepción de riesgo de la población y el inadecuado trabajo antivectorial los factores que propician la transmisión de enfermedades cuyo agente transmisor es el mosquito”.

En todo el territorio nacional y en especial en los 55 municipios donde persisten elevados índices de infestación y de transmisión del dengue se extremarán las medidas de vigilancia y control. “Se reforzarán las medidas de control sanitario internacional, se implementarán de manera inmediata acciones sostenidas de vigilancia entomológica y de control del vector y se garantizará  el respaldo asistencial de los pacientes que padezcan algunas de estas enfermedades. “Fortalecer las medidas de control sanitario en los diferentes puntos de entrada al país y capacitar al personal médico que labora en el territorio nacional y a los que brindan sus servicios en otras latitudes está también en la prioridad de este plan de acción”, terminó diciendo el titular de Salud.

Lograr trabajar  de manera intensiva e intersectorial es la clave, y  con respecto a los colaboradores cubanos en el exterior, existen un grupo de normativas de capacitación, vigilancia y control epidemiológico que deben respetarse antes de su regreso a Cuba, para evitar el contagio en el territorio nacional.“No obstante, cada viajero o cooperante que ingrese al país por vía aérea o marítima se somete a un estricto control y si se detecta algún signo de sospecha, se conduce a la instalación de salud específica en la que se le atenderá y someterá a tratamiento”. “Un mosquito no puede ser más fuerte y vencer a un país organizado”, así sentencio la Dra. Clarisse Etienne, Directora General de la Organización Panamericana de la Salud al evaluar el plan de Cuba en la batalla contra estos vectores.