Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Habana es una maravilla

Fiestas de pueblo se sucedieron esta semana en la capital cubana para festejar la condición de ciudad maravilla, otorgada oficialmente el pasado martes por el señor Bernard Weber, presidente de la Fundación New7Wonders, promotora de esta selección que la ubica entre las siete del mundo acreedoras de esta distinción

Maria Lucía Gonzalez Ernesto Salazar En Sociedad June 10, 2016

Bendecida por la lluvia La Habana quedó oficialmente declarada este martes como una de las siete ciudades maravillas del mundo moderno, al ser develada la tarja y monumentos alegóricos en la explanada de La Punta, ubicada en áreas del Malecón.

 

“Hay que tener ojos para ver esa maravilla”, aseguró al mundo  en ese instante histórico Eusebio Leal, el historiador y hombre ilustre que tanto esfuerzo y talento ha puesto en defensa del patrimonio de la otrora villa de San Cristóbal.

 

“Está intacta y durará mucho tiempo”,  dijo al reconocer la belleza que atesora en cada edificio y sitio, en cada espacio y sobre todo en sus hacedores cotidianos.

 

“La Habana seduce por sus tantos atributos. Tiene historia, tradición, cultura y otras tantas bellezas que van de tiempo en tiempo atrayendo a sus moradores y visitantes”, reveló a Cuba es otra historia, el señor Bernard Weber, presidente de la Fundación New7Wonders, promotora de esta selección, sin fines de lucro, a través de encuestas realizadas en 2014 a cientos de miles de personas mediante mensajes electrónicos desde diferentes partes del mundo.

 

Yaimra Verdecia y Héctor Pérez, genuinos habaneros,  sienten esta designación como un compromiso eterno por preservar los encantos repartidos por toda la ciudad. Para ellos la Habana inspiradora de tantos poetas y compositores resume lo auténtico de la vida con bellezas, olores, sabores, ritmos y valores, muchos de ellos no visibles a simple vista, pero que están y hay que saber descubrirlos y disfrutarlos para entender por qué es maravilla. “Aquí nos conocimos y vamos de la mano a su encuentro cada día”, agregan.

 

Uno de los organizadores de este gran acontecimiento que se celebró durante cinco días pese a las inclemencias del tiempo, es Marcelo Armand, quien le concede a la Habana valores excepcionales por su cultura, belleza, conocimientos  y por el trato jovial y alegre de sus moradores, todo tan bien imbricado en una armonía única. “Por eso tantos correos la ubicaron entre las siete primeras, no podía ser de otra manera”, reafirma.

 

La arquitecta Patricia Rodríguez Alomá, asegura que la ciudad caribeña es mezcla genuina de lo tangible e intangible, tiene valores que parecen escondidos como jugándole cabeza a quienes la quieren descubrir.  Es suma de varios estilos constructivos diseminados más allá del Centro Histórico. Por eso enamora y tiene tantos hijos adoptivos a lo largo de su historia.

 

El doctor Félix Julio Alonso López, vicedecano del colegio universitario San Gerónimo, recuerda esa frase antológica de Eusebio Leal: “La Habana tiene nombre de mujer, por eso enamora”.

 

Dos jóvenes que integraron el elenco artístico de la gala celebrada por la ocasión aseguran que pocos artistas se han inspirado en esta especie de sitio mágico, que aunque tiene partes deslucidas o dañadas, atrae como un imán el deseo de descubrirla, adentrarse en sus tantos laberintos y aceptarla tal cual es. Hay que dejarla atrás por un tiempo para saber cuánto se extraña. Embruja y seduce a la vez. Cautiva y atrae multitudes.

 

De sus variados dones se podrían  escuchar muchas más anécdotas, leyendas y sabias narraciones. Todas rondan sobre los acertijos creados alrededor del mito de una ciudad que dice de muchas maneras que maravilla es mucho más que belleza.