Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La poliomielitis no es un peligro para los niños cubanos

Como parte de la Estrategia Internacional de erradicación del virus en el mundo, unos 88 mil niños de todo el país serán inmunizados con la vacuna inactiva contra todos los virus que producen esta enfermedad.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar En Sociedad Jan. 30, 2016

Desde el pasado 11 de enero todos los niños cubanos que nacieron entre enero y septiembre del 2015 han recibido su vacuna contra la polio, una vacuna de alta  calidad producida en Holanda. Y es un motivo más de alegría para quien trae al mundo un bebé en un país que tiene, entre sus prioridades, el bienestar de su población infantil, el disfrute de sus derechos a la salud. 

El doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiologia del Ministerio de Salud de Cuba, entrevistado por la revista semanal Cuba es otra historia  afirmó que la Isla participó en un proyecto internacional, dirigido por laOMS en investigaciones que permitieron demostrar que con una dosis de la vacuna,  administrada por vía inyectable, se puede lograr la inmunización  total.

“Desde 1962, cuando Cuba eliminó la poliomielitis, y hasta el 2014 se han aplicado en el país unos 83 millones de dosis de ese preparado, lo cual ha garantizado la protección de la población cubana menor de 68 años de edad”.

Justo en esta etapa, en la que participarán  todos los médicos y enfermeras de la familia del país, responsables de salud de los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas y personal  técnico, entre otros,  recibirán el inmunógeno unos 88 mil niños de todo el país, a los cuales no se les puede aplicar si presentan fiebre elevada, vómitos o diarrea. Se debe esperar 30 minutos antes y después de la vacunación para ingerir agua. No se debe utilizar en los pequeños 

Nos informó  que se mantienen eliminados seis padecimientos prevenibles por vacunas y algunas formas graves de otras dolencias, mientras el tétanos, la meningitis por Haemophilusinfluenzae tipo b y la enfermedad meningocóccica han dejado de constituir un problema de salud, al tener tasas inferiores a 0,1 por 100 mil habitantes. La Fiebre Tifoidea y la Hepatitis B han reducido notablemente su morbilidad y mortalidad, aseveró.Fue en noviembre de 1994 cuando la OMS certificó la eliminación de la poliomielitis en Cuba

Se mantiene en el país una alta cobertura de inmunización; un sistema de vigilancia epidemiológica altamente sensible, que incluye el estudio exhaustivo de cada caso sospechoso de poliomielitis por la Comisión Nacional de los Síndromes Neurológicos Infecciosos; el compromiso político sostenido; un alto grado de participación social y el constante y efectivo uso de los medios de comunicación.

 

La primera epidemia se desarrolló en la antigua provincia de Las Villas a finales del siglo XIX,  y a partir de 1934 se presentaron periódicamente cada cuatro o cinco años, acompañadas por alta morbilidad, mortalidad y secuelas de invalidez, principalmente entre los niños. La enfermedad, si no se previene mediante la vacunación, afecta al sistema nervioso central, y en su forma aguda causa inflamación en las neuronas motoras de la médula espinal y del cerebro, propiciando  la parálisis, atrofia muscular y muy a menudo deformidad.