Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La tercera edad como logro de la sociedad

La tercera edad como se le llaman a los más adultos incluidos en la sociedad cubana para prolongar su tiempo útil y elevar la calidad de vida.

Teresa Valenzuela / Radio Rebelde En Sociedad June 13, 2015

En cualquier barrio del país se pueden ver hombres y mujeres octogenarios que caminan erguidos, con buen ritmo, buscan mandados al mercado, limpian sus hogares, y a veces hasta luchan con conflictos familiares, por lo que se deduce que lo más importante en ellos es el validismo y su lucidez mental.

También están presentes las personas de larga vida que desarrollan un trabajo intelectual en otras áreas como la salud pública, la educación superior, en específico la docencia; el arte y el periodismo, entre otros. Con ello vemos que la tendencia actual es prolongar el tiempo útil de quienes sobrepasan las seis décadas de vida.

Muchos pudieran preguntarse: ¿es bueno para un país que sus habitantes envejezcan de forma acelerada como es el caso de los cubanos? En días recientes se supo con complacencia la información a través de la prensa que: “al cierre del trienio 2011-2013, la esperanza de vida al nacer de la población de la Mayor de las Antillas en general llegó a 78,45 años, cifra que la coloca entre las 25 naciones del mundo más aventajadas en ese importante indicador del progreso humano de una sociedad”.

Se trata de un logro que está a nivel del primero mundo y se alcanzó por la prioridad que da el país a la población en materia de salud y otros beneficios, durante más de cinco décadas, sobre todo, a su niñez, las mujeres y entre ellas las embarazadas, además de los ancianos.

La verdad es que en el plano personal, también contribuye al logro, un camino de sosiego y felicidad familiar alejado del estrés que es el ideal para vivir con calidad.

Se conoce que la mayoría de los longevos son hombres y mujeres casados durante un gran número de años, o sea que vivieron acompañados, sin adicciones, y que superaron con calma las adversidades o los golpes que les surgieron en el camino.

Ahora bien, aparejado a ese resultado surge el problema del creciente número de las personas de 60 años o más, consideradas de la tercera edad, por lo que en estos momentos se afirma que el envejecimiento ocurre con prisa y trae consigo un grupo de retos para la sociedad.

Las provincias de Las Tunas y Holguín tienen una esperanza de vida al nacer de alrededor de 79,5 años, la más elevada a nivel nacional. Villa Clara, Sancti Spíritus, Guantánamo y Pinar del Río también superan los 79 años. Sin embargo, La Habana muestra 77,36, seguida de Artemisa, Mayabeque, Matanzas y Santiago de Cuba.

No resultaría ocioso incentivar en la población el hábito del ejercicios, mucho mejor si se realizan desde que son jóvenes. Lo cierto es que el ciudadano cubano no tiene costumbre de entrenarse y desconoce lo beneficios que ello tiene para el organismo, el ánimo, la autoestima y la socialización, a lo que se añadiría una dieta saludable.

Estas edades en específico requieren en la actualidad análisis particulares, ya que se trata de un segmento poblacional más vulnerable que el resto. Sería objetivo adoptar medidas para hacerles más llevadera la vida, sobre todo, aquellos que viven solos, y necesitan ayuda para desarrollar determinadas tareas.

No obstante, el envejecimiento de la sociedad cubana constituye un resultado que se elogia, ya que son pocos los países que lo alcanzan en un tiempo tan corto; el reto es asumir las consecuencias, y mientras tanto sentir orgullo de nuestros abuelos.