Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Virgen de la Caridad, la patrona de Cuba

El Papa Francisco oficiará una misa en la basílica del Cobre en Santiago de Cuba, mientras en festejan su día.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Carlos Rodríguez En Sociedad Sept. 11, 2015

Está en un tatuaje, en el dije de la cadena, guardada en el monedero, pintada en la pared, venerada en un cuadrito encima del estante, empotrada en el portal o en el techo de cualquier casa. La Virgen de la Caridad del Cobre, o simplemente Cachita, habita de tantas maneras en Cuba, que resulta extraño el día que pasa y no se es testigo de su protectora presencia. Fieles o no, la nombran Patrona de Cuba y por eso su celebración, el 8 de septiembre, no pasa nunca inadvertida. Con su descubrimiento, en 1612, en las aguas de la bahía de Nipe, comenzó la devoción de los cubanos hacia ella que, como madre, los ampara.

Desde entonces la Virgen Mambisa, como también se le conoce, ha acompañado a los cubanos en las buenas y en las malas, desde la plegaria más sencilla, hasta la celebración más encumbrada, desde el pedido más íntimo hasta el rezo más público. Cuentan que los mambises de nuestras guerras la tenían como protectora. Se sabe, por ejemplo, que Carlos Manuel de Céspedes, al entrar en Bayamo con las fuerzas liberadoras, pidió hacer una solemne misa en honor a la Virgen de la Caridad, poniendo bajo su cuidado al ejército revolucionario.
  
Justo a cien años de esas letras, el Papa Francisco estará visitando el Santuario del Cobre. En menos de dos décadas tres Papas han mostrado su devoción por la Virgen de Cuba. También Juan Pablo II, el 24 de enero de 1998, coronó y bendijo su imagen durante la tercera misa en Santiago de Cuba. Entonces dijo: “La historia cubana está jalonada de maravillosas muestras de amor a su Patrona, a cuyos pies las figuras de los humildes nativos, dos indios y un moreno, simbolizan la rica pluralidad de este pueblo. El Cobre, donde está su Santuario, fue el primer lugar de Cuba donde se conquistó la libertad para los esclavos”.

Que haya sido ella compañera del pueblo libertador; que haya sido reclamado su patrocinio por un grupo de Generales del Ejército Libertador decía Eusebio Leal tiene una serie de simbologías; los símbolos juegan un papel importante en la historia, son una expresión de la poesía y sin la poesía no se pueden explicar los misterios. En medio de esos “misterios” estarán celebrando millones de cubanos a la Virgen este septiembre, porque amén de las religiones y la concepción que del mundo cada cual tenga, ella es genuinamente nuestra.