Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Letra del año: lo que trae el 2017 según los yorubas cubanos

La religión Yoruba o afrocubana es una de las mas practicadas en la isla y tiene una aceptacion popular muy importante, es por ellos que cada año se reunen todos y predicen lo que le va a suceder a Cuba.

Eileen Sosín Martínez Internet En Sociedad Jan. 5, 2017

Cada mes de enero, la Letra del Año, predicción que realizan los llamados babalaos (sacerdotes yorubas),  vaticina penurias y fortunas. Por momentos más lo uno que lo otro, y también viceversa. 

En cuestión de horas las cabalísticas profecías de Ifá (deidad mayor de la liturgia afrocubana) se convierten en un fenómeno viral. Incluso aquellos que afirman “no creer en nada”, no pueden disimular su curiosidad respecto a este fenómeno. 

La Letra utiliza muchos refranes y parábolas, y a veces resulta misteriosa hasta para los propios religiosos. Este año, por ejemplo, el texto asegura: “Un solo rey gobierna un pueblo”, y “Todo lo tengo y todo me falta”. 

En otros momentos pareciera que se trata de verdades universales, de apotegmas que se aplican para cualquier momento de la vida; como si hablara un anciano jefe. “La sabiduría, la comprensión y el pensamiento, son la fuerza que mueve la Tierra”, dice en esta ocasión, además de que “Es un error no aprender de los errores cometidos”. 

Las predicciones siempre se refieren a las deidades que “gobiernan” el año. En el 2017 son Oggún, dios guerrero, como regente; y Yemayá, divinidad de las aguas, señora del mundo, como acompañante.  

En las recomendaciones para los próximos meses, también se deja ver cierto espíritu universal, una suerte de mandamientos para la conducta de cada cual. “Evitar el consumo de estupefacientes y el exceso de ingestión de bebidas alcohólicas”, “Hay que acudir a los mayores, y respetarlos para tener siempre la bendición de los mismos”, y “Evitar delegar en otros lo que es nuestra responsabilidad realizar”.

Aunque hasta ahora no se ha podido establecer el momento exacto en que se realizó por primera vez la Letra del Año, las referencias históricas datan del siglo XIX.  Ceremonias similares tienen lugar en Venezuela, Estados Unidos, Panamá, Puerto Rico… por cuenta de babalaos cubanos emigrados.

La antropóloga Natalia Bolívar comenta que existe un “boom” de estas creencias “porque las personas, espiritualmente, se tienen que aferrar a algo, todo el mundo busca algo que le llene para poder seguir viviendo”. También resulta una muestra de cómo se han dejado atrás prejuicios hacia la religión, y esta se integra de forma natural a la cotidianidad.