Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Los cien años de la patrona cubana

Gran festejo en el poblado de El Cobre por cumplirse el centenario de la Virgen de la Caridad del Cobre, la cual fue proclamada, el 10 de mayo de 1916, por el Papa Benedicto XV como Patrona de Cuba. Hoy sus fieles y no fieles le rinden homenaje en este importante aniversario.

Carlos Javier Rodríguez Ernesto Salazar En Sociedad May 13, 2016

Seguramente usted o un amigo suyo que haya visitado la parte oriental de Cuba estuvo en la casa de la Virgen de la Caridad del Cobre enclavada en las montañas de la Sierra Maestra a la salida de la segunda ciudad de importancia de la isla, Santiago de Cuba, y que ahora cumple su primer centenario.

 

Cuando usted va por la carretera que une a las ciudades de Santiago y Holguín una imponente edificación rompe el esquema de la verde vegetación que la rodea, ese Santuario conocido en todo el mundo, tiene a su costado una mina de Cobre, un lugar muy pintoresco.

 

La Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre es uno de los sitios religiosos más venerados por el pueblo cubano y el 10 de Mayo pasado se realizó un importante festejo por los 100 años, en la que asistieron importantes figuras del gobierno nacional, local y gran cantidad de fieles seguidores.

 

Entre los que participaron en la fiesta del poblado de El Cobre estuvieron Caridad Diego Bello y Carlos Samper Almaguer, jefa y vicejefe de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC); Gabriel Blanco, miembro del Buró Ejecutivo del Comité Provincial del PCC; Odesa Fuentes Medina, Secretaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular (Parlamento) junto a cientos de peregrinos encabezados por los Obispos de todo el país.

 

La procesión partió desde el sitio de la antigua parroquia, donde inicialmente era venerada la Virgen y recorrió las calles del poblado de El Cobre, hasta llegar a la puerta del Santuario donde los señores Fernández Fonseca y Heriberto Zayas Monteagudo, y el Padre Rafael Ángel López Silvero, párroco de la Catedral de Santiago de Cuba, leyeron la carta de los veteranos cubanos de la Guerra de Independencia contra el colonialismo español, mediante la cual solicitaron al Papa la proclamación.

 

El momentos más impactante de los festejos fue la Santa Misa, luego de la entrada a la sacristía de los obispos, sacerdotes y acólitos, pero también cuando el Monseñor Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba y presidente de la Conferencia de Obispos de Cuba, ofició la misa ante un recinto completamente abarrotado.

 

Se escucharon sermones donde predominaban las expresiones: “Virgen Santa y cubana, que nos acompañas en las alegrías y penas; en los éxitos y fracasos; en nuestras esperanzas y anhelos”, también: “para consolarnos y confortarnos”, y “por Cuba y por todos los cubanos donde quiera que estén”.

 

En 1915, antiguos miembros del Ejército Libertador cubano que enfrentó a las fuerzas colonialistas españolas en la Guerra de Independencia del siglo XIX, enviaron a la Santa Sede la solicitud referida a la Virgen de la Caridad, y el 10 de mayo de 1916 el Papa Benedicto XV la proclamó como Patrona de Cuba.

 

Este santuario de El Cobre se inauguró el 8 de septiembre de 1927 y tiene un altar de plata maciza y otros objetos ornamentales de gran valor. Debajo del Camarín de la Virgen se encuentra la denominada Capilla de los Milagros, un pequeño recinto donde los creyentes depositan disímiles ofrendas: joyas de oro y piedras preciosas, muletas, entre otras riquezas de valores.

 

Los que visitan el lugar podrán encontrar diferentes objetos entregados por importantes figuras del deporte, la cultura y la política local y se pueden ver firmas de militares y combatientes revolucionarios. La madre del propio Fidel Castro hizo su promesa allí, cuando su hijo se encontraba en el Ejército Rebelde y atravesaba por una enfermedad.

 

También Silvio Rodríguez ha dejado libros con su firma en el lugar o una medalla ganada por el mismísimo Premio Nobel de Literatura estadounidense Ernest Hemingway, fue depositada en el lugar para ser venerada cada día.

 

En un artículo recientemente publicado por la prensa cubana respondía la pregunta de quién encontró a quién: ¿Fueron los cubanos quienes encontraron a la Virgen de la Caridad o fue la Virgen de la Caridad la que vino al encuentro del pueblo cubano? El resultado es que, ella (la Virgen) se hizo cubana antes de que Cuba tuviese bandera, himno y escudo, y Cuba fuera Cuba. Ella pasó a ser un símbolo nacional como lo es el tocororo, la palma real y la flor de la mariposa, asegura la nota.

 

Por el santuario pasan diariamente unas 500 personas que se llevan sus piedras de cobre y hacen sus promesas y el sitio ya ha pasado las fronteras porque ómnibus con turistas internacionales llegan cada día para conocer el lugar. Se ha convertido en un lugar para quienes pasan por Santiago que no pueden dejar de visitar.