Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Los primeros en eliminar la transmisión del VIH de madre a hijo

Los logros de la revolución cubana en materia de Salud Pública son impactantes y ahora acaban de reconocer a la isla como el primer país a nivel mundial que elimina la transmisión del VIH de madre a hijo.

Carlos Javier Rodríguez Cubadebate En Sociedad July 4, 2015

El reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) validando a Cuba como la primera nación en lograr erradicar la transmisión en el embarazo o en el parto de este virus mortal provocó inmediatamente una avalancha publicaciones comentando la noticia en los más diversos medios de comunicación internacional.

Cerca de 1.4 millones de mujeres quedan embarazadas con el VIH por año con peligro a que sus hijos puedan nacer con la presencia del virus transmitido por su madre al menos que la misma reciba un tratamiento previo, pero las posibilidades existen entre un 15 y 45 por ciento de acuerdo a los datos aportados por la OMS.

Sin embargo esta pequeña islita en el Caribe tiene la primicia en lograr contener este hecho que representa un  gran paso para Cuba hacia una generación libre de SIDA, afirmó Clarissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) durante una ceremonia en la sede de su organización en Washington.

El secreto del éxito es la movilización de las comunidades en función de la salud pública, el esmero de los profesionales del sector y el compromiso gubernamental dicen a la prensa los especialistas de la Organización Mundial de la Salud.

Cuba comenzó en noviembre de 2013 el proceso para validar la eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH/Sida y la sífilis, enfermedad que también se erradicó según la OMS y en donde en las acciones para la certificación internacional participaron varios expertos en la que también estuvieron presentes áreas como los derechos humanos y la epidemiologia

Los estándares internacionales establecen que para alcanzar la meta vencida por Cuba, debe garantizarse que nazcan menos de dos niños positivos por cada 100 mujeres con VIH/Sida que paren, mientras en el caso de la sífilis congénita, debe ser menor de 0,5 por cada mil nacimientos.

De acuerdo con el titular cubano de Salud Pública, Roberto Morales, la mayor de las Antillas lleva algunos años por debajo de esos indicadores.

Los cubanos disfrutan de un servicio público de salud "gratuito, accesible regionalizado, integral y sin discriminación, basado en la atención primaria de salud", resumió el ministro cubano esta parte clave del éxito ahora logrado, que también atribuyó a una "voluntad política" clave y la participación de las comunidades en los programas de atención y prevención.