Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Los saberes cubanos declarados patrimonio cultural de la nación

Fue en el contexto del VIII Coloquio internacional latinoamericano de Patrimonio Industrial que le fue otorgado a la experiencia, al saber de los maestros roneros cubanos el merecido título de Patrimonio cultural de la nación.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar En Sociedad March 19, 2016

Los saberes de los maestros roneros de Cuba y los espacios fabriles donde laboran fueron declarados Patrimonio Cultural de la Nación, por formar parte de una tradición mantenida por más de 150 años. Los maestros roneros conforman un selecto grupo de expertos en los procesos de fermentación, destilación, añejamiento y mezclas, formados en las fábricas de ron y guardianes de secretos que trasmiten para que perdure su tradición.

“El patrimonio industrial en Cuba constituye una valiosa fuente para el conocimiento del desarrollo económico y social del país”, comentó a Cuba es otra historia Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, que  hizo el anuncio en el contexto del VIII Coloquio Latinoamericano de Patrimonio Industrial, que sesiono  en La Habana con la participación de especialistas de 18 países.

“La protección del patrimonio histórico cultural y natural de la nación ha sido una preocupación constante en la política estatal cubana. Su trascendencia y alto valor patrimonial justifican las acciones emprendidas en estos años en su conservación y salvaguarda”, señala la resolución que le otorga a los saberes de los maestros del ron cubano, el merecido título de ser incorporado al patrimonio cultural de la nación.

En esta ocasión, Cuba nuevamente tuvo la oportunidad de mostrar el trabajo que realiza en la protección, rescate, difusión y puesta en valor del ri­co y diverso patrimonio industrial heredado durante años, a través de ponencias, conferencias y recorridos, los cuales incluyeron industrias de la ciudad, la bahía de La Habana. Otras visitas, opcionales, pero igualmente dentro del programa del Coloquio, permitieron  a los participantes llegar  hasta el Valle de los In­genios, en Trinidad, al Museo del Azúcar, en Ma­tanzas o el Valle de Viñales en Pinar del Río, así de una manera práctica constatar el grado de conservación y de seguridad de los inmuebles patrimoniales cubanos.

Los maestros del ron cubano, pueden mostrar con orgullo sus conocimientos y su sabiduría trasmitida de otras generaciones para llegar hasta hoy. Secretos, misterios, magia, lo cierto es que esa cultura inmaterial ha permitido que Cuba pueda exhibir uno de los mejores rones del mundo: el Havana Club, fruto de mezclas diversas, del sabor de la caña y del alcohol, que lleva en su espíritu el saber de siglos-