Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Motos eléctricas desde Miami a La Habana

El envío de motos y bicicletas eléctricas desde varias agencias en Miami hasta Cuba, es un negocio que ha comenzado a mostrar su rostro reluciente al margen de las regulaciones que impone el bloqueo a la Isla

Valentín Rodríguez Rolando Pujol En Sociedad March 13, 2017

La presencia de motos eléctricas en la capital cubana ha comenzado a llenar el paisaje de un nuevo modo de transporte. Cada día pueden verse por decenas, conducidas por personas de cualquier edad.

Cuba es otra historia pudo conversar con Yudelkis Barceló, propietaria de la agencia Envíos y Más, quien nos contó: “Llevo tres años enviando motorinas a Cuba, y no tenemos problemas de ningún tipo. El cliente en Miami adquiere el producto, y en un período de seis a ocho semanas puede recogerlo en la agencia Palco, en la zona oeste de La Habana. El pago se efectúa en Miami, y los envíos se realizan por vía marítima”. 

La Agencia ofrece equipos marca Voltage, de 750 Watts y mil Watts, que tienen un costo de mil 450 y mil 600 dólares, respectivamente. En Cuba, los familiares que reciben el equipo deben pagarle a la empresa Palco unos 70 CUC y 400 pesos cubanos, en el primer caso; y 170 CUC y 400 pesos cubanos, en el segundo caso”.

Este corresponsal aprovechó la presencia de varios clientes que esperaban extraer su embarque de motos, para conocer su opinión: “Todo el mundo sabe cómo está la situación del transporte en Cuba. Mi hermano me envió una moto y para mí es una bendición, pues yo vivo en el Cotorro, y el P7 (ruta de transporte público) está imposible cada día, y los almendrones también están perdidos”, declaró un cliente. 

Pese al bloqueo de Estados Unidos, estas motos llegan a Cuba sin contratiempos aduanales. La gerente de Envíos y Más agrega que estos equipos están destinados al uso personal, exclusivamente, por lo cual su empresa no viola las prohibiciones que establecen las leyes norteamericanas. 

La agencia Caribe Express es otra de las que se encarga de enviar motorinas a la Isla. “Están demorando de cuatro a cinco meses en llegar”, explica una de las agentes de venta, que prefirió no ser identificada. “Solo la agencia Palco está recibiendo este tipo de productos, porque tiene el scanner para analizarlos, por eso hay demora”, explica.

Otro artículo popular entre los familiares que envían productos a Cuba son las bicicletas eléctricas, mucho más económicas que las motos, y con una velocidad entre 26 y 50 kilómetros por hora. 

En tiendas especializadas de varias provincias del país, se puede comprar los modelos que la empresa Ángel Villareal Bravo, de Santa Clara, ensambla a partir de componentes provenientes de China. Se trata de equipos más potentes que los producidos por esta fábrica con anterioridad. Cuentan con mando a distancia para activar la alarma, pantalla digital y freno de pastilla, entre otras prestaciones. 

A favor de las motos juega también otra circunstancia, y es que no se necesita tener matrícula, solo se exige una licencia para conducir equipos ligeros; una condición que muchos no cumplen. 

Lo cierto es que su entrada al país puede aliviar la situación de transporte de quien la adquiere, ante las dificultades inobjetables con la transportación pública. Es un negocio que ha comenzado a crecer, al margen del bloqueo.