Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Navidad y Fin de Año los mitos cubanos en diciembre

Como en todo el mundo el mes de diciembre está asociado a costumbres y tradiciones y los cubanos despiden el año viejo y esperan mucho más del que llega

María Lucía González COH En Sociedad Dec. 21, 2016

Para unos Diciembre es el último mes del año. Para otros es el preámbulo del que viene. Y en esa variada interpretación se han creado costumbres, tradiciones y cultos asociados a los 31 días que cierran una etapa en la vida de todos.

 

En el mundo entero se realizan homenajes en algunas fechas señaladas, unas con carácter religioso otras civiles y hasta los militares como en Cuba festejan también el segundo día del mes como el de la Defensa de la Patria que en este 2017 prometen los habaneros realizar una gran Marcha del Pueblo Combatiente en la Plaza de la Revolución.

 

A medida que avanza el almanaque se multiplican los motivos para reencuentros, brindis,  cenas especiales, regalos, misas u otros motivos religiosos.

 

Cuba es parte de ese universo que cree en la gracia de concluir una etapa de trabajo, de familia, de proyectos…. Y  en su honor  la población practica las tradicionales despedidas de año, donde el plato fuerte, casi siempre, es el puerco asado con arroz congri, yuca con mojo, ensalada de vegetales y bebidas a gusto del consumidor.

 

Pero antes sorprendió la navidad y desde entonces se engalanaron casas, centros de trabajo, lugares públicos. El colorido y el ambiente de felicidad son típicos en esos días, algo que va de boca en boca y es lo que unos le transmiten constantemente a otros.

 

Igual que en los demás países se comen manzanas y turrones, pero también dulces típicos como los cascos de naranja rellenos con coco o los buñuelos en almíbar, que fueron costumbres de la región oriental de la isla diseminadas por todo el país.

 

A las doce de  la madrugada del 1ro de enero hay que llegar despierto para hacer un brindis por el nuevo año,  caminar una cuadra en la redonda con una maleta para asegurar los viajes y hasta tirar un cubo de agua justo a esa hora dicen los creyentes que aleja todo mal y limpia el camino para el nuevo año.

 

Hay quienes estrenan ropa nueva en esas fechas como símbolo de la suerte que vendrá. Y si se quema un muñeco de trapo y pajas significa algo así como borrón y cuenta nueva, se va lo malo y que venga lo bueno.

 

Amigos, familiares, colegas de trabajo y cada grupo social escoge a diciembre como pretexto para una reunión de celebraciones y recuentos. Muchas veces planifican sus fiestas de traje: traje ron, traje croquetas, traje pasteles, traje, traje.

 

La música no puede faltar porque simboliza alegría y la mejor gastronomía del año hace sus galas desde las más íntimas hasta en las más altisonantes ocasiones.  Dice un cantor cubano que hasta el año que viene lo bueno sucede y por eso se espera el advenimiento del primero de enero con sueños y optimismo

 

Pero además ese primer día del año tiene otro motivo para los cubanos, pues justo se celebra un aniversario del triunfo revolucionario y no faltan los fuegos artificiales, los comunicados en la televisión, las canciones patrióticas…, lo que hace más grande las fiestas.

 

Los practicantes también celebran fechas muy señaladas marcadas en el último mes del calendario, como el día de la Santa Bárbara, de San Lázaro, la Misa del Gallo, el día de los Inocentes y otras. Y hasta los cultos sincréticos lanzan su letra del año con las predicciones del año próximo.

 

Sin embargo, este 2016 se va y deja la tristeza de que el líder Fidel ya no está. Y por eso muchos auguran que no va ser igual el fin de año en Cuba. Aunque más discretas,  no se pasarán por alto esas costumbres tan arraigadas entre los nativos, convencidos una vez más que año nuevo, es vida nueva.