Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Nuevos horizontes para vacuna de cáncer de pulmón

Se amplían los ensayos clínicos a países de Europa y América Latina, mientras en otro de carácter nacional pudiera determinarse cuáles pacientes se beneficiarían mucho más con el producto

Viviana Vives En Sociedad Oct. 3, 2015

Según reportes del Anuario Estadístico de Salud de 2014, el cáncer es la primera causa de muerte en Cuba desde 2012, y el de pulmón ocupa las tasas más elevadas de mortalidad en el país tanto en mujeres como en hombres. De ahí la importancia de una terapia nacida en el Centro de Inmunología Molecular (CIM) de la isla para ayudar a que esta enfermedad se convierta en crónica y, una vez controlada, quien la padezca tenga una vida activa.

Se trata del CIMAvax-EGF, alternativa que contribuye al tratamiento de los pacientes de cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadios terminales, primera vacuna terapéutica creada con ese propósito, la cual ha demostrado seguridad y eficacia tras dos décadas de práctica clínica.

La historia de este producto comenzó hace muchos años, cuando en los laboratorios del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) se empezó a estudiar el sistema molecular del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGF), y su Receptor EGFR, así como su posible asociación con los tumores.
Entonces se intentó bloquear esa señal para inhibir la proliferación de las células tumorales por medio de una vacuna que provocase al sistema inmune a fabricar anticuerpos contra su propio EGF.
 
El concepto funcionó y, en 1994, al inaugurarse las instalaciones del CIM con todos los requerimientos de buenas prácticas, se realizaron varios ensayos clínicos en humanos. En estos se definió la composición de la vacuna y el régimen de vacunación óptimos, y fue evaluado el impacto en la supervivencia de los pacientes.

Hoy, está identificado un biomarcador (concentración de EGF en sangre después que el paciente termina el tratamiento y la quimioterapia) que pudiera determinar cuáles pacientes se beneficiarían más con el producto, en términos de su sobrevida. Con ese fin comenzará un ensayo clínico nacional en 2016.

Más de tres mil pacientes, la mayoría cubanos, se han favorecido con esta vacuna que, además, tiene registro en Perú y Paraguay. Hoy, se amplían los ensayos clínicos con esta alternativa a países de Europa y América Latina, y el producto gana interés, incluso, entre los científicos estadounidenses.