Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Otro verano caliente en Cuba

Los veranos en la mayor de las Antillas se están caracterizando porque además de las altas temperaturas, el ambiente se calienta debido a la intensificación de las dificultades cotidianas.

Arturo Chang, Colaborador Ernesto Salazar En Sociedad July 1, 2016

Junto a los vaticinios de más calor emitidos por los meteorólogos callejeros cubanos formados durante años por padecer altas temperaturas en julio y agosto, ya desde la tercera semana de junio circulan comentarios de que los centros estatales sufrirán duros recortes de electricidad para evitar apagones en el sector residencial.

 

Mientras todos esperan alguna explicación de por qué en momentos de baja del precio mundial de los hidrocarburos se reducirá el consumo energético, crecen los comentarios sobre las medidas que aplicarán para ajustarse a la disminución del 30 por ciento de la electricidad asignada.

 

En unos centros laborales reorganizan horarios, en otros implantan vacaciones masivas, algunos postergan producciones, pero en la mayoría activan mecanismos de vigilancia diaria para evitar sobregiros, pues al decir de una administradora, Ana Castillo, “ahora pusieron metrocontadores que se desconectan automáticamente cuando se consume lo previsto, y a ese aparato no hay quien lo convenza de que nos dé más kilowatts.”

 

Tal vez porque se ha visto la rigurosidad con que se discuten esas regulaciones de emergencia, las familias están confiadas en que los hogares no serán afectados, pues en caso contrario, la mayor dificultad será cocinar porque básicamente se hace con electricidad.

 

Comienza el verano en Cuba, y también las vacaciones masivas y la mayoría de los trabajadores solicitan el descanso en julio y agosto porque tienen en su hogar a familiares que en esos meses recesan las actividades escolares.

 

En esta etapa es cuando todos permanecen más tiempo en casa, ocasionando mayores gastos en alimentación y otros recursos como los de energía eléctrica.

 

Aunque el transporte interprovincial de los territorios que abarcan desde Ciego de Ávila hasta Guantánamo recibió un refuerzo, nada se ha dicho del resto del país, por lo cual es de esperar que los vacacionistas, al elegir lugares de esparcimiento, tengan en cuenta que este servicio están colapsados.

 

La ingeniosidad y capacidad de resistencia volverán a estar en primer plano este verano, en el cual se nota confianza en que no regresen los apagones de más de 10 horas como los que sucedían por déficit en la capacidad de generación.

 

Hoy existen suficiente infraestructura para producir electricidad hasta niveles que rebasan las necesidades, pero las interrupciones pueden ocurrir por hechos locales como roturas o, como se ha tratado de adivinar en esta ocasión, por falta de combustible.

 

Como que no habrá déficit de deseos de disfrutar de merecidas vacaciones, ni el calentamiento vaticinado lo impedirá.