Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Para mirar La Habana desde arriba

Desde este primero de febrero, el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución de La Habana, vuelve a ofertar a los visitantes del monumento el servicio de Mirador

Redacción Rolando Pujol En Sociedad Feb. 7, 2017

Desde este primero de febrero, el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución de La Habana, vuelve a ofertar a los visitantes del monumento el servicio de Mirador, una atracción que permite, tanto a cubanos como a extranjeros, disfrutar de una vista panorámica de la capital de la Isla.

Esta oferta se interrumpió hace alrededor de tres años, pues el ascensor original que tenía el monumento desde 1959, fue sustituido por uno moderno y con mejores prestaciones.

Funciona a partir de las 10 de la mañana, y facilita el acceso al punto más alto de la ciudad, con 141 metros sobre el nivel del mar, y una vista panorámica de hasta 50 kilómetros a la redonda. 

La céntrica Plaza acoge la obra monumental más grande del país, dedicada al Héroe Nacional de Cuba. Como dato curioso, en el último piso de la torre se encuentra una rosa de los vientos que muestra la orientación geográfica y mide la distancia que existe entre el Monumento y diversos puntos cardinales del mundo.

También es posible ubicar los lugares relacionados con la vida de José Martí, como Dos Ríos, y las seis provincias que existían en el país en el momento de la construcción de la torre.

Con forma de estrella, la instalación resulta un centro histórico-cultural de cinco salas: las dos primeras dedicadas a divulgar la vida y obra de José Martí, la tercera expone imágenes y documentos relacionados con la construcción de la Plaza; mientras que los restantes espacios abrigan museos y salones para exposiciones transitorias.

El monumento fue inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 27 de enero de 1996, pero su génesis se remonta al primer cuarto del siglo XX, cuando se trazó un plan de urbanización para la capital cubana, que tendría como núcleo un centro cívico ubicado entre las principales barriadas de la época.

En la actualidad el Memorial José Martí deviene unas de las más importantes sedes históricas de la urbe caribeña, y lugar de obligada visita para el turismo internacional.