Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Primados de la Iglesia, en Cuba, como en casa

Que el Papa Francisco vuelva a tocar suelo cubano, en una escala de su viaje a Méjico para reunirse con el patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kiril en “la puerta de la casa” a decir del aeropuerto internacional, enorgullece a los cubanos que lo toman como un gesto de confianza de ambos Primados.

Margarita Pécora Cubadebate En Sociedad Feb. 6, 2016

Tanto para Su Santidad el Papa Francisco, como para el Patriarca  de la Iglesia ortodoxa rusa, Kiril,  será  como volver  a la tierra que ambos ya conocen y que les ha tendido los brazos, con fe, devoción y  mucha esperanza. Aunque el pueblo no los verá  esta vez de cuerpo presente,  saber que las figuras de ambos líderes  estarán reunidas bajo cielo cubano, les hace sentir un  halo de fortaleza espiritual porque de reconciliación y diálogo se trata.

Desde que fuentes del Vaticano anunciaron que  el Papa Francisco se encontrará con el Patriarca ortodoxo Kiril de Moscú y de toda Rusia el próximo 12 de febrero, reina expectación por lo que  se anuncia como un  histórico encuentro, el primero en la historia entre un Pontífice y el líder de los ortodoxos rusos.

La respuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, no se hizo esperar. Tan pronto se supo la noticia, sacó un comunicado donde expresa.” Cuba se siente honrada de acoger la reunión de los primados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa Rusa y brindará todas las facilidades para la realización de este histórico encuentro.

Precisa la nota de la Santa Sede y el Patriarcado de Moscú   que “El encuentro se realizará en Cuba, adonde el Papa llegará en escala de su viaje a México, y donde el Patriarca estará en visita oficial”. Entre el 11 y el 22 de febrero, Kiril también visitará Brasil, Chile y Paraguay. Y  añade que  “consiste en un coloquio personal en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana y concluirá con la firma de una declaración común”, que marcará un etapa importante en las relaciones entre ambas iglesias”.

“La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú auspician que sea también signo de esperanza para todos los hombres de buena voluntad e invitan a todos los cristianos a rezar con fervor para que Dios bendiga este encuentro y pueda producir buenos frutos”, concluye el documento.

En enero de 2009 y antes de ser elegido Patriarca de Moscú y de toda Rusia, Kiril señaló que "una reunión entre el patriarca y el Papa sólo sería posible cuando haya signos concluyentes de un progreso real y positivo en cuestiones que durante mucho tiempo han sido problemáticas para nuestras relaciones".

Las "cuestiones problemáticas"  se referían a las vagas acusaciones de los ortodoxos de que la Iglesia Católica lleva a cabo actos de "proselitismo" en territorio que, según ellos, debería ser de acción exclusiva de los ortodoxos rusos.

Tres años después y como parte del proceso de acercamiento a la Iglesia Católica, el Patriarca Kiril y el Presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia firmaron una declaración conjunta en la que hicieron un llamado “al perdón, a la reconciliación y al diálogo” para poder sanar las heridas del pasado e iniciar “la vía de la renovación espiritual y material”.

Por su parte, y desde el inicio de su pontificado, el Papa Francisco ha promovido la unidad de todos los cristianos. De manera especial ha logrado un gran acercamiento con el Patriarca ortodoxo Bartolomé, a quien le pidió su bendición en noviembre de 2014 en la sede del Patriarcado de Constantinopla en Estambul (Turquía)-concluye el texto-.

LA VISITA PASTORAL DEL PAPA

La visita pastoral del papa Francisco a Cuba se inició el 20 de septiembre de 2015 y finalizó el 22 de septiembre de 2015 e incluyó una visita privada al ex presidente y líder de la Revolución Fidel Castro. Después oficiÓ una Misa en Holguín y por último en Santiago de Cuba , en la Basílica de la Virgen de la Caridad del Cobre.

En su homilía el Papa llamó a "vivir la revolución de la ternura con María, madre de la caridad" a lo que agregó "Como María, queremos ser una Iglesia que salga de casa para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliaciones", además en esta ceremonia religiosa hizo hincapié en la palabra "reconciliación" refiriéndose al acercamiento entre La Habana y Washington, históricos enemigos que por las gestiones de Francisco reanudaron sus relaciones el 17 de diciembre de 2014.

El patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kiril,  por su parte,   ha realizado varias visitas a la Isla.  En particular   en  el 2004 cuando colocó la piedra fundacional de lo que luego fue la Iglesia ortodoxa rusa. Volvió en octubre   2008  y en compañía del hoy  presidente Raúl Castro,  dejó   consagrada  la  Sacra Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán, que  ha quedado  constituida como   puente cultural entre los dos países. 

La Iglesia ortodoxa rusa  destaca  en el entorno de la Avenida del Puerto de La Habana  por  sus cinco cúpulas rematadas con bronce chapado en oro y la brillante cruz que corona la iglesia,

Al volver a la Isla, en  el año 2013,   Kiril   expresó su  satisfacción por el desarrollo ascendente de las relaciones con Cuba y recordó el ambiente de cordialidad durante sus visitas anteriores.

Hoy  la Iglesia  no solo embellece   a esta zona  de paseos del puerto habanero,  sino que ennoblece  de solo mirar la imponente  obra  con el ícono de Kazán, de tradicional estilo greco-bizantino,  que fue pintado en Constantinopla durante el siglo XIII. La obra sagrada presenta la imagen de medio cuerpo de la Santísima Virgen sosteniendo al Niño Jesús sobre sus rodillas.

Una de las historias más difundidas sobre esta imagen cuenta que en 1579  la ciudad de Kazán fue asolada por un violento incendio, y mientras la población se recuperaba de la desgracia, una niña de nueve años de edad -llamada Matrona-, cuya casa también ardió en llamas, vio en un sueño la efigie de la Virgen María y escuchó una voz que le pedía recuperar un ícono sagrado, oculto en las cenizas de su hogar. La pequeña descubrió el santo envuelto en un antiguo lienzo bajo una estufa, donde había sido enterrado desde la persecución cristiana, emprendida en el siglo XIII por los tártaros. Desde ese momento la virgen devino objeto de gran devoción religiosa, y se le atribuyen milagrosas curaciones de personas ciegas. La imagen fue llevada por los generales a las batallas y se le conocía como la Kazanskaya, la "Protectora de Rusia". Se convirtió en el símbolo ruso de la victoria y la libertad. Nuestra Señora de Kazán es la patrona de miles o quizás millones de hogares rusos.