Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Puertas abiertas a médicos emigrantes

Una nueva política del gobierno cubano para los médicos que se fueron a residir fuera de la isla tras ser graduados después del triunfo de la revolución.

Rafael Rodríguez Ernesto Salazar En Sociedad Sept. 12, 2015

La decisión de Cuba de abrir las puertas a médicos que emigraron por razones familiares o en aceptación a ofertas económicas y comprobaron la realidad de la medicina rentada en otros países constituye una noticia de importante repercusión a nivel internacional.

Ello resalta todavía más al incluirse en este ofrecimiento el tender una mano a quienes fueron engañados por la propaganda estadounidense y las actividades de las organizaciones enclavadas en ese país creadas para estimular la deserción de los trabajadores de la salud cubanos muy estimados en todo el planeta por su alta calificación y por su dedicación al abnegado servicio a las poblaciones.

Incluso para los principales opositores a la Revolución cubana y para los grandes medios de difusión al servicio de esos intereses, ha sido imposible ocultar a lo largo del tiempo el reconocimiento ganado por las brigadas internacionalistas de médicos cubanos llegando hasta los más complejos escenarios en naciones golpeadas por siniestros de todo tipo o donde la ausencia de atención es evidente, para brindar ayuda desinteresada y verdaderamente humana.
 
El anuncio oficial se registró cuando crecen las noticias sobre el verdadero drama vivido por algunos profesionales engañados por los cantos de sirena de empresas privadas y el gobierno de Estados Unidos hacinados en albergues de esa nación o rogando sin suerte por los visados ofrecidos que no llegan desde otros países del Continente.

Villas y castillos se ofrecieron a cambio de una deserción o el abandono de sus labores a favor de los pueblos latinoamericanos en el afán de usarlos para la propaganda contra Cuba y después, en muchos casos, abandonarlos a su suerte mostrando las verdaderas intenciones de los manipuladores de esas campañas.

El problema fundamental que enfrentan los estrategas de la propaganda anticubana es que no pueden concebir ni aceptar la existencia de 85 mil médicos existentes en la Isla, de loa cuales muchos miles prestan servicio  en otros países a las poblaciones más necesitadas, en forma desinteresada y mostrando que para los galenos cubanos no existen diferencias entre sus pacientes y dedican sus principales esfuerzos a quienes tienen menos recursos.

Las autoridades de Salud Pública cubanas garantizaron a quienes deseen regresar a la Patria su original puesto de trabajo para que continúen, junto al resto de sus colegas, la enorme labor de garantizar, como ya se hace, el desarrollo del sector y el mantenimiento óptimo de la atención médica a todos los cubanos sin distinción.

Las victorias cubanas en el campo de la medicina, tal como anunciaron, se complementarán con nuevas posibilidades de superación para cada profesional de la salud,  mayores intercambios con profesionales de todo el continente y del mundo y el orgullo de formar parte del ejército de hombres y mujeres de batas blancas conocidos y admirados en los distintos rincones del mundo.