Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Que no pare la solidaridad

Los visitantes proceden fundamentalmente de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, España y Colombia

Redacción ICAP En Sociedad Jan. 27, 2017

Los integrantes de la XXIV Brigada Suramericana de Trabajo Voluntario y Solidaridad con Cuba, comenzaron sus labores productivas en el Campamento Internacional Julio Antonio Mella, en provincia de Artemisa (al sur de La Habana). 

Allí fueron recibidos por representantes del el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP). En las palabras de recibimiento, Elio Gámez, vicepresidente primero de esa insitución, destacó el esfuerzo personal de cada uno de los integrantes que vienen con el ánimo de apoyar al desenvolvimiento económico de la Isla, y a dejar aquí sus incontables muestras de hermandad.

Los visitantes proceden fundamentalmente de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, España y Colombia. Entre las actividades en que participarán se encuentra la Marcha de las Antorchas de este viernes.

En esta ocasión, el brasileño Honorio Delgado resulta el brigadista de mayor edad en el grupo, pues ha venido a Cuba por 20 ediciones consecutivas de la Brigada. El grupo celebró el aniversario 45 del Campamento Internacional Julio Antonio Mella. 

Luis Felipe Vázquez, director fundador de la instalación, se refirió a la importancia del campamento, surgido al calor del movimiento de brigadas internacionales que en la década del 70 llegaban a Cuba para realizar trabajo voluntario en áreas como la construcción de escuelas en el campo y la agricultura.

“Fidel que se encontraba de recorrido por la entonces provincia de Oriente, se dirigió a La Habana para inaugurar junto a nosotros la nueva escuela”, recordó Luis Felipe, y agradeció a “todos los que hoy continúan haciendo de este lugar un monumento a la amistad y la solidaridad.”

Ángela Díaz Fuentes, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista en Artemisa, señaló que este lugar devino “trinchera de humanidad y generosidad en los momentos en que Cuba más lo necesitaba”, y agregó que “la solidaridad internacional oxigena nuestra causa y fortalece la verdad que defendemos”. Durante la jornada fue plantado un árbol en el bosque martiano y fueron entregados reconocimientos a trabajadores destacados.