Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Se desborda el malecón habanero

El Doctor José Rubiera, reconocido meteorólogo cubano, explicó durante el parte televisado del noticiero estelar, que las inundaciones irán disminuyendo y para los próximos días se espera que se detengan

Redacción Carlos Rodríguez/ COH y Michel Doval Casas En Sociedad Jan. 24, 2017

Uno extensa baja extra tropical, que llega en este extraño tiempo que es la temporada invernal en Cuba, ha producido fuertes inundaciones en el malecón de La Habana. En el barrio de El Vedado el agua del mar llegó casi hasta la avenida Línea, alrededor de 400 metros tierra adentro. 

Autoridades de la Defensa Civil en la capital indicaron que en esa popular zona de la ciudad estaban inundados unos 13 sótanos y había 40 familias auto-evacuadas. Hasta ahora no se han reportado daños significativos ni pérdidas de ningún tipo. 

El fenómeno meteorológico impactó sobre la región occidental de la Isla con vientos fuertes de región Noroeste, entre 25 y 40 kilómetros por hora, con rachas superiores a los 60 kilómetros por hora y fuertes marejadas.

De acuerdo con el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET), esta situación comienza a ceder gradualmente desde la mañana de este martes, cuando los vientos giran al norte.

El Doctor José Rubiera, reconocido meteorólogo cubano, explicó durante el parte televisado del noticiero estelar, que las inundaciones irán disminuyendo y para los próximos días se espera que se detengan.

La Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos y el Ministerio de Salud Pública, de conjunto con la Defensa Civil, realizan el rescate de las personas que no pudieron abandonar a tiempo sus viviendas.

“El mar recupera lo que es suyo”, suelen decir los habaneros en situaciones como esta. Sucede que, a inicios del siglo XX, buena parte de la zona más cercana al malecón era “diente de perro”, como se le dice aquí a las rocas puntiagudas del litoral. 

Con el desarrollo de la ciudad, la línea de costa se fue desplazando para ganar terreno para el asfaltado y los edificios. Cuando impactan ciclones u ocurren fuertes lluvias, el agua penetra e inunda extensas áreas.