Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Transplantes, el compromiso con la sociedad

Unos de los logros del sistema socialista que gobierna en Cuba ha sido la salud pública, la cual es una política de estado con derechos iguales a todos los ciudadanos cubanos. Los trasplantes de órganos son parte de esa estrategia dentro de la sociedad.

Prensa Latina En Sociedad May 30, 2015

Con el derrotero de 20 donantes de órganos por millón de habitantes para 2017, las autoridades sanitarias cubanas se proponen solucionar todas las necesidades de trasplantes dado el compromiso del sector con la sociedad.
 
Existen mucho interés en el desarrollo científico, pero lo más importante son los pacientes, expresó el jefe del Programa Nacional de Donación de " Órganos y Trasplantes del Ministerio de Salud Pública cubana (Minsap), Antonio Enamorado.
 
Lo que buscamos es la solución real de los problemas de los pacientes como parte del compromiso con la sociedad, añadió Enamorado durante el Curso Intermedio en Coordinación de Trasplantes que sesionó en La Habana y Santiago de Cuba.

Eso marca enormes diferencias, continuó, porque nuestro eterno empreño es con los pacientes y los que participan en la donación de órganos, tanto de los familiares de los fallecidos donantes como de los donantes vivos.

Mediante las citas, en las que participaron coordinadores divididos por regiones, el país obtuvo su certificación con el apoyo de expertos españoles del Transplant Procurement Management (TPM).

Al hablar sobre la inestabilidad en los resultados, Enamorado precisó que el sector está empeñado en optimizar recursos, que deriven en un uso adecuado y racional de los recursos humanos y técnicos.

Tenemos una experiencia previa, expresó al recordar que en el país se han realizado 547 trasplantes cardíacos, 471 hepáticos, 423 de médula ósea y cinco mil 158 renales desde que comenzó el programa en la década del 70 del siglo pasado.

Nuestro objetivo es contar con un tejido organizativo que sea potente, resistente y capaz de adaptarse constantemente a las circunstancias, subrayó.
En 2002 y 2003 estuvimos cercanos a los 20 donantes por millón, pero luego tuvimos algunas dificultades que nos llevaron a adoptar una nueva organización, reseñó Enamorado en alusión a los cinco Centros Coordinadores de Donantes, divididos por regiones.

Además de la norma de 20 donantes, entre los objetivos para dentro de dos años en aras de dar solución real a los necesitados se hayan auditar los procedimientos y resultados, los programas de formación continuada con énfasis en la modalidad a corazón detenido y la necesaria recuperación de órganos, sin obviar la presencia internacional.

Jorge Alberto Miranda, director de Atención Médica del Minsap, destacó la necesidad de la certificación en aras del interés cubano por insertarse a nivel internacional, además de estar en capacidad de hacer las cosas con la debida preparación y conocimientos.

En Cuba, destacó, se realizan trasplantes renales -donde más se ha avanzado- hepáticos, cardíacos, de córnea, óseos, hematológicos, además de los empeños con células madres.

El profesor español Martí Manyalich llamó a aumentar la búsqueda de órganos, pues en el mundo como promedio solo existen 25 mil donantes cadáveres de los 56 millones de fallecidos anualmente, apenas el 0,044 por ciento.

Para ello, dijo, existen cinco puntos: la detección e identificación de posibles donantes, diagnóstico de muerte, gestión del donante y viabilidad del órgano, procedimientos familiares y legales, y el trasplante.

El médico intensivista del hospital clínico Lozano Blesa (Zaragoza), Juan José Araiz, explicó que no existen reglas muy claras en la elección de donantes de órganos.

Hay consensos en que están contraindicados para la donación los que tienen alguna enfermedad tumoral o altamente infecciosa, precisó.

En coincidencia con el curso, Cuba cumplió 30 años del primer trasplante de médula ósea en el Instituto de Hematología e Inmunología (IHI).

La histórica operación, el 7 de mayo de 1985, fue el punto culminante de varias tentativas realizadas en décadas precedentes en distintos centros médicos asistenciales de La Habana, así como de estudios hechos en animales de experimentación.

Para Porfirio Hernández, vicedirector de Investigaciones y Docencia del IHI, la introducción de ese tipo de trasplante ha sido una labor compleja, pues si bien la técnica para obtener y administrar la médula ósea es relativamente sencilla, las mayores complicaciones suelen aparecer durante la etapa posterior a la operación.

"Por lo general, después del trasplante bajan las plaquetas y aumenta el peligro de sufrir hemorragias. Igualmente disminuyen los leucocitos y crece el riesgo de sufrir infecciones, lo cual obliga a mantener al paciente en un entorno lo más aséptico y aislado posible", precisó.

Una de las ventajas de Cuba radica en una mejor selección de la pareja donante-receptor para las distintas variantes de trasplantes, pues ya se hacen en el Centro de Ingeniería Celular y Trasplante de "Órganos y Tejidos, perteneciente al IHI, las pruebas de compatibilidad de alta tecnología, similar a las efectuadas en instituciones especializadas de países desarrollados.

En cuanto a las perspectivas durante 2015 deben iniciarse en el Instituto de Hematología e Inmunología los de tipo haploidéntico, basados en el empleo de la médula ósea de un familiar con compatibilidad parcial.

Para el jefe del Programa Nacional de Donación de “Órganos y Trasplantes del Minsap lo más importante no es lo realizado en estas cuatro décadas, sino el mantenimiento del compromiso con la sociedad.