Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Un museo de azúcar

Entre las opciones que brinda el museo figura un paseo por los exteriores del lugar, en un tren de inicios del siglo XX, tirado por una locomotora a vapor

Flavia Demi Rolando Pujol En Sociedad Feb. 24, 2017

La cultura azucarera forma parte de la identidad de la Isla desde los orígenes mismos de la nación. En la época colonial, incluso antes de llamarnos “cubanos”, ya se cultivaba caña y se producía azúcar y mieles. 

Para hacer honor a esa legendaria tradición, en Caibarién, municipio de la central provincia Villa Clara, se encuentra el museo de la industria azucarera “Marcelo Salado”. Allí se muestran 30 locomotoras a vapor de finales del siglo XIX y principios del XX, provenientes de las provincias de Cienfuegos, Sancti Spíritus y Villa Clara. 

Más de 38 mil 400 turistas visitaron la instalación durante el año pasado, atraídos por la colección de maquinarias y los molinos de los ingenios cubanos. La mayoría de ellos proviene de Estados Unidos, Francia y Canadá, según han explicado a la prensa directivos del museo.

Entretanto, los visitantes nacionales también reportan un constante crecimiento, y actualmente la cifra supera los 15 mil cada año, fundamentalmente en la época veraniega.  

Sus especialistas están capacitados para responder dudas y comentarios sobre temas técnicos e históricos relacionados con esta industria. Entre las opciones que brinda el museo figura un paseo por los exteriores del lugar, en un tren de inicios del siglo XX, tirado por una locomotora a vapor. El programa concebido para los excursionistas incluye la visita a una finca tradicional cubana, y un recorrido por la fábrica de ron Mulata.

El "Marcelo Salado" se creó en 2002, y dispone de ocho salas de exposiciones, las que presentan aspectos de la producción de azúcar, entre ellos el trapiche central, generación de vapor y maquinado. 

Se extiende por casi siete mil metros cuadrados, donde se exhiben valiosas piezas,  accesorios y documentos, que conservan una invaluable información sobre el patrimonio histórico azucarero cubano.

Dentro de su colección sobresale la centrífuga utilizada en el antiguo Central Constancia, hoy "Abel Santamaría", del municipio de Encrucijada, donde también laboró el líder azucarero Jesús Menéndez.