Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Una montaña de inventos

La capacidad creativa del cubano es un don que lo identifica en el mundo entero, talento y las escaseces del bloqueo económico a la Isla, han sido los principales motores para hacer polvo de lo que no hay.

Maria Lucía Gonzalez Ernesto Salazar En Sociedad April 5, 2016

El cubano inventa del aire” fue una frase acuñada por el presidente de los Estados Unidos Barack Obama en su discurso dirigido a la sociedad civil durante su reciente visita a Cuba.

Fue uno de sus aciertos, pues a lo largo de la historia la capacidad creativa ha sido una constante en todas las esferas de la sociedad.

Es, sin dudas, una fortaleza que ha permitido sobrevivir a pesar de las tantas limitaciones y carencias materiales. Así  la riqueza espiritual se ha impuesto a las necesidades de la vida del cubano en cada momento.

Cuando los mambises (guerreros locales contra la colonia) en sus luchas independentistas lograron cruzar los cercos, trasladando municiones en un ataúd, o el descubrimiento de Finlay del agente trasmisor de la fiebre amarilla, son pruebas remotas de esa ingeniosidad sin límites.

En los tiempos modernos “inventar” es una máxima en el trabajo, en la familia, en la comunidad. Y no es un hecho casual, en primer lugar, porque desde edades tempranas la escuela prepara al ser humano para la vida y a encontrar los tantos caminos para llegar a un mismo fin.

Por eso donde quiera que vive un cubano se destaca por su capacidad de adaptarse a las más difíciles situaciones, “tomar rápido las señas” y orientarse. Si bien el bloqueo que EEUU ha impuesto a la Isla por 54 años, es un referente negativo, en el plano individual y colectivo ha compulsado el sentido creador y una cultura de reciclaje sin parangón en el mundo.

En muchos hogares cubanos, hay equipos electrodomésticos obsoletos y aun funcionan perfectamente, por las calles ruedan autos de los años 50 para asombros de turistas y nacionales, prueba de la capacidad de innovar, pero sin otra alternativa, son esos o no son.

Cientos de miles de turistas, ya millones, se preguntan ¿cómo hacen los cubanos para sobrevivir?, la respuesta está en todas partes y la escribió el cantautor Silvio Rodríguez, en  uno de sus antológicos temas: “Este país, óiganlo bien / es el país de las arañas. / se siembra un terrón de tierra/y en un día crece una montaña.