Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Conocer a Cuba en el corazón de la familia

En la Mayor de las Antillas aumenta cada vez más la tendencia del turismo internacional de hospedarse en casas particulares de alquiler. Un negocio que va en ascenso.

Oria Estévez En Turismo Nov. 21, 2015

Margarita, Pilar y Belkis hace años ofrecen servicio de hospedaje en casas particulares con licencia estatal, pago de tributos y todos sus papeles en regla. Ya hoy integran una red nacional de arrendatarios que garantiza calidad, seguridad y confort a sus huéspedes y hasta recorridos por distintos circuitos turísticos del país.

Para ellas tres, el 2015 ha sido un año de “bonanza económica” porque el negocio se disparó, aún en los meses  de temporada baja del turismo.

Pero no sólo aumenta la cantidad de huéspedes que optan por esta variante, si no también las exigencias y garantías que  éstos buscan al preferir las casas particulares por encima de la amplia gama de hoteles e instalaciones turísticas existentes a todo lo largo del país en los destinos de playa, ciudad y naturaleza.

No es un incremento casuístico, si no parte de una tendencia mundial asociada a precios, mayor independencia, atención personalizada y, sobre todo, conocer de cerca al nativo, porque no es secreto que el cubano se ha convertido en una “especie humana” con tantos valores y atractivos como El Capitolio, El Morro o el Centro Histórico de la Habana Vieja.

El negocio de arrendamiento privado en Cuba se desarrolla con fuerza, ajustándose a los tiempos modernos. Casas y villas con novedosos elementos constructivos y de decoración  de acuerdo con las necesidades y preferencias de los visitantes, y uso ese término porque en muchos casos se logra una familiaridad tal que el servicio se parece más a una visita del extranjero.

Algunas personas adjudican este desplazamiento hacia el sector particular de alquiler al over booking que hoy existe en las instalaciones hoteleras del país por el crecimiento que ha tenido en los últimos tiempos el turismo en Cuba, sobre todo en la temporada alta.

Esa no deja de ser una causa, pero no es la principal, afirman estas tres arrendadoras de experiencia, que saben y están convencidas que para muchos las casas les resultan mucho más cómodas e informales.

Realizan sus propias encuestas en para conocer el grado de satisfacción y la las expectativas. En fin, este es un negocio cubano que acerca cada vez más a los turistas que viajan a la Isla a la manera de vivir,  tan sui géneris de los cubanos.