Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Crecimiento del turismo y los nuevos retos

¿La industria del ocio en la Isla esta preparada para una ola de arribos?, es la pregunta que muchos nos hacemos tras el aumento de los visitantes foráneos interesados en vacacionar en este destino caribeño.

Valentín Rodríguez, Corresponsal MINTUR En Turismo Sept. 11, 2015

El crecimiento de los arribos de visitantes a la Cuba, marca una tendencia sin precedentes. Se dice que la motivación principal ha sido en buena medida el restablecimiento de las relaciones entre la Isla y Los EEUU.

Tras alcanzar en 2014 la ansiada meta de los tres millones –récord en la llegada de viajeros a la nación, los reportes iniciales de 2015 son halagüeños. Según datos oficiales, más de dos millones de vacacionistas vinieron al país antillano de enero a julio, lo que representó un 15,9 por ciento de incremento.

Cálculos preliminares indican que esa tendencia continuará en ascenso, y se estima un cierre de año muy cercano a los cuatro millones de visitantes internacionales, tomando en cuenta el escenario actual, donde el flujo proveniente de EE.UU. está duplicando lo registrado en el ejercicio precedente.
No obstante ese auge turístico que vive el destino, considerado ya entre los más populares de Centroamérica y el Caribe, no son pocos quienes miran con pesimismo o, al menos, cierta cautela, la capacidad de Cuba para responder a un incremento sustancial e inmediato de turistas foráneos. Y una pregunta  gana espacio en la agenda mediática y en los comentarios de agentes de viajes y hoteleros. Estará preparada Cuba para recibir ese boom? La infraestructura hotelera, extrahotelera y los servicios colaterales soportaran el embate?

En despacho reciente, la agencia de prensa norteamericana AP desde La Habana refería que  “un aumento importante en la cantidad de viajeros estadounidenses podría desbordar el sistema y rebasar la capacidad de los cubanos de controlar a estos viajeros (…), los hoteles no van a dar abasto. Y tendrán que acudir al sector privado, lo que es algo bueno”.

Hay quienes, con probados argumentos, alertan sobre la calidad de los servicios e instalaciones, así como también la preparación del personal que labora en el sector turístico de la Isla, sobre todo, en comparación con lo que proponen destinos bien posicionados en el área como Cancún-Riviera Maya (México) y República Dominicana.Para otros, una suspicaz visión sobre el progreso actual y futuro del renglón comienza a despejarse.

Con una capacidad que abraza hoy las 63 mil habitaciones –de los cuales casi el 70 por ciento son cuatro y cinco estrellas–, Cuba continuará las inversiones para sumar nuevos y mejores hospedajes e instalaciones en los próximos años. Las estimaciones indican que en 2020, la Isla contará con más de 85 mil cuartos.

Al parecer esas capacidades sumadas a las del sector no estatal resultan insuficientes para la avalancha que se pronostica, a lo que se suma la calidad, el trato y la logística. Los retos son muchos sin dudas.