Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

¿Doble turismo en Cuba?

Se habla de contradicciones entre el sector estatal y no estatal en la infraestructura de la industria turística cubana, sin embargo las nuevas formas de gestión son un complemento importante para la recepción de los volúmenes de viajeros que espera la Isla.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Archivo En Turismo May 6, 2016

La combinación de la infraestructura del sector estatal del turismo y la del llamado sector no estatal, parece que compiten por brindar una mayor eficiencia y calidad en sus servicios a los visitantes que viajan a la mayor de las Antillas en viajes de placer o negocios. Sin embargo ambas maneras de ser receptoras de viajes, son un complemento necesario para poder aceptar los volúmenes de viajeros que vienen en aumento desde el 2015.

 

Lo cierto es que esta pequeña y mediana propiedad privada, está creciendo y ofrece cada vez un servicio que contribuye a que la imagen del destino siga posicionándose cuesta arriba.

 

Según un informe del Ministro del ramo en la apertura de la 36 edición de la Feria Internacional de Turismo (FIT) recién concluida, el país ha recibido hasta el 30 de abril último, un millón de visitantes, lo que significa que podría terminar el año con cifras cercanas a los 4 millones.

 

El sector estatal de la hotelería dispone de una planta hotelera con 69 mil habitaciones, que sumadas a las 16 mil de sector privado, aun resultan insuficientes para la creciente demanda.

 

Un funcionario del Ministerio del Turismo que prefirió su anonimato comento a Cuba es otra historia, “que la estrategia actual del sector es estimular la inversión extranjera para la construcción de hoteles y se prevén en lo inmediato cerca de 20 proyectos, que comportaría un aproximado de 10 mil habitaciones, y para ello se avanza con varios grupos de interesados”.

 

Por otra parte la renta de casas particulares experimenta un boom enorme, unido a la aparición de nuevos y lujosos restaurantes y lugares de comida rápida, que evidencian el ojo del cubano para poner el acento en lo que esta de moda.

 

Esta aparente dicotomía pretende ser utilizada para hablar hoy en Cuba de la existencia de dos turismos, lo cierto es que esa suerte de aparente contradicción ha sido estimulada por el propio gobierno para ampliar las capacidades del país en alojamientos y gastronomía y oxigenar a segmentos de la sociedad que se incorporan a estas modalidades.

 

El turismo estadounidense ha experimentado un incremento, llegando a visitar hasta este minuto unos 94 mil pasajeros, sin embargo, esa cifra esta sujeta aun a las regulaciones de las categorías aprobadas que bloquean los viajes turísticos y solo deben realizarse bajo otras modalidades.

 

Canadá continúa siendo el principal país emisor a la Isla con cifras cercanas al millón de turistas anuales, por el momento el país se prepara para una eventual avalancha, complementando una y otra modalidad.

 

No hay dos turismos, solo un destino de viajes que busca ampliar sus ofertas, sus servicios y mejorar la calidad como asignatura pendiente y en ello el sector privado tiene mucho que aportar.