Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

EE.UU. busca ampliar las categorías de viajeros a Cuba

Al parecer la administración de Barack Obama en sus meses finales en la Casa Blanca intenta adoptar algunas medidas que permitan flexibilizar los viajes de sus nacionales a la Isla. Entre la política y la realidad se debate el derecho a viajar de sus ciudadanos.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Archivo En Turismo July 29, 2016

En el sitio web “viajes expedia” se publicaron recientemente unas declaraciones del asesor de seguridad nacional del Presidente Barack Obama, Ben Rodhes, que comenta acerca de un plan para ampliar las categorías de viajes a Cuba de ciudadanos estadounidenses.

 

En la citada publicación Rhodes explicó que su gobierno "está trabajando para incrementar las opciones autorizadas de viaje” de estadounidenses a la Isla. A juicio del asesor adjunto de Seguridad Nacional para Comunicaciones Estratégicas y redacción de Discursos del Ejecutivo, el slogan que se usará es "si el presidente Obama puede viajar usted también debería poder hacerlo".

 

La figura de Ben Rhodes no debe pasar desapercibida, ya que fue uno de los negociadores de Estados Unidos en las conversaciones secretas con Cuba que condujeron a la reanudación de relaciones diplomáticas entre ambos países el 17 de diciembre de 2014, por lo que esta información tiene altas probabilidades de confirmación.

 

La puesta en marcha de esta ampliación de categorías aliviaría la situación de muchos estadounidenses que no pueden visitar el país caribeño por motivos turísticos. A pesar del deshielo desde diciembre de 2014, sólo se permite viajar bajo las 12 categorías autorizadas por la Administración de Obama.

 

Pese a las actuales restricciones de viajes, más de 700 mil estadounidenses visitaron Cuba, y en ese sentido, Rhodes en su declaración, citó: “Cuba está a sólo 90 millas de Estados Unidos, cruzando el Estrecho de la Florida, pero durante los últimos 50 años parecía estar mucho más lejos”.

 

“Si el Presidente puede viajar a Cuba, usted también debería poder hacerlo. Y estamos tomando medidas para asegurar que así sea. Los viajes de estadounidenses a Cuba para actividades turísticas siguen prohibidos por la ley, y el presidente Obama ha pedido en repetidas ocasiones al Congreso que levante la prohibición de viajar. Mientras tanto, la Administración está trabajando para incrementar las opciones autorizadas de viaje”, amplió el alto funcionario de la Casa Blanca.

 

Estados Unidos aprobó recientemente restaurar los vuelos entre ambos países, hasta 110 diarios, incluyendo 20 por día a La Habana, desde diez ciudades de EE.UU., operados por ocho aerolíneas estadounidenses.

 

Lo cierto es que el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, el más férreo y despiadado en la historia civilizada, se mantiene inalterable, y el paquete de medidas anunciadas en marzo, entre ellas la posibilidad de utilizar el dólar en las transacciones financieras aun no se ha implementado. Además, el presupuesto para la desestabilización política va en aumento (30 millones de dólares), justo después de restablecidas las relaciones bilaterales. En fin, esta intención no es mala, pero no es la solución.

 

 

El presidente no ha agotado sus prerrogativas ejecutivas para flexibilizar el bloqueo y el Congreso debe ser más enérgico. Pero no alberguemos ilusiones o utopías en un complicado y decisivo año electoral.