Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

El Valle de Viñales: Paisajes en movimiento

El mítico Valle tiene el embrujo de la seducción de sus encantos naturales y de los lugareños. Es Patrimonio natural de la humanidad desde 1999.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar En Turismo Sept. 25, 2015

El Parque Nacional de Viñales, ubicado en el occidente de Cuba a tan sólo 25 km de la capital provincial y 178 km de La Habana, constituye un paisaje exclusivo y singular donde se combinan alturas de rocas metamórficas con montañas cársicas, conocidas localmente como "mogotes" y valles de singular belleza.

Los exuberantes y muy verdes mogotes, que alcanzan una altura de entre 140 y 400 metros, circundan la pequeña población de Viñales, asentada allí desde 1607. Sus habitantes han tenido siempre en la agricultura, sobre todo en el cultivo del tabaco, su principal labor. Se trata de una típica localidad del interior de Cuba, que conserva su marcado aspecto colonial. En las afueras, diseminadas por todo el valle se pueden divisar varias casas típicas de campesinos (bohíos) con sus correspondientes sembradíos y vegas de tabaco. Los que llegan allí algunos andan a pie, con la mochila al hombro y los zapatos dispuestos en pos de nuevas aventuras; otros pasean en bicicleta por los alrededores, cámara al costado y ojos siempre atentos para los abundantes detalles naturales.

Pero, ni entre tanta belleza natural, el hombre ha dejado de poner su impronta creadora, por suerte, esta vez, en perfecta armonía con el medio. El Mural de la Prehistoria es una gran pintura de 180 metros de ancho y 120 de alto con la firma de Leovigildo González, quien fuera discípulo del muralista mexicano Diego Rivera. El autor aprovechó la pared vertical de uno de los mogotes para tratar de explicar de esta forma, con imágenes de animales prehistóricos que habitaron la zona, la evolución geológica de la Sierra de los Órganos, escenario geográfico que acoge a Viñales. El mural, que fue realizado entre los años 1959 y 1962, fue sometido a una restauración general en la década de los 80, utilizando productos más resistentes a las inclemencias de la naturaleza.

Confortables hoteles bien ubicados en el entorno y una red de cerca de 200 casas ofrecen al visitante todas las condiciones para el disfrute de una grata estancia, eso sí se alejarà del mundanal ruido y tal vez la tranquilidad del lugar le hará olvidarse por momentos de la conexión a internet.

El Valle seduce, entre otros atractivos, por la convergencia en un mismo espacio de arraigadas tradiciones del campesino cubano, la belleza sin par de sus añejos mogotes, junto a la policromía de las vegas tabacaleras de Vueltabajo, donde nace lo mejor de los Habanos; de ahí su selección como anfitriona de la X edición del Encuentro Internacional de Turismo de naturaleza TURNAT 2015 que se celebra por estos días.