Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Ciénaga de Zapata se consolida como destino turístico

La Laguna del Tesoro y el criadero de Cocodrilos son dos de sus atracciones más llamativas

Redacción Rolando Pujol En Turismo Feb. 13, 2017

Las autoridades del Ministerio del Turismo (MINTUR) en la provincia de Matanzas buscan diversificar las opciones recreativas en la Ciénaga de Zapata, destino que aumenta la cifra de visitantes extranjeros en excursiones de un día.

Entre las acciones para favorecer el desarrollo de este polo, sobresale el mejoramiento de la planta hotelera, así como las posibilidades para la práctica del ecoturismo, en las modalidades de pesca deportiva, senderismo y buceo. 

La Ciénaga constituye un sitio privilegiado por su historia y naturaleza, es reserva de la biosfera, Área Protegida y Zona Especial del Plan Turquino Manatí. Visitar el lugar es sin dudas una extraordinaria aventura para los amantes de la naturaleza y la vida.

Un recorrido en lancha, de aproximadamente 8 kilómetros, conduce a los visitantes desde la Boca hasta Guamá. La singularidad del paisaje, matizada por el contacto directo con la flora y la fauna autóctona, permite disfrutar de la travesía por la Laguna del Tesoro hasta llegar a la conocida Aldea Taína.

Para aumentar el atractivo de la Ciénaga de Zapata, se encuentran allí cavernas muy profundas cerca de la costa sur, donde las aguas varían desde dulces, arriba, hasta totalmente saladas, en las profundidades.

Gran parte del Parque Nacional está cubierto de bosques exóticos, ríos, lagos, cavernas inundadas, piscinas naturales, zonas vírgenes y sabanas típicas, espacios que brindan refugio al 30 por ciento de la fauna autóctona de Las Antillas Mayores.

En pos del desarrollo sostenible de la península matancera, se trabaja en la conservación de suelos y la siembra de especies maderables, y se impulsa la educación ambiental de las comunidades. 

Este vasto paraje natural, considerado el mayor humedal del Caribe, abarca 738 mil 482 hectáreas, donde habitan importantes especies, muchas de ellas endémicas. Su demarcación constituye el municipio más extenso y de menor densidad poblacional de la Isla.

Antes del triunfo de la Revolución cubana en 1959, era una de las regiones más atrasadas del país, panorama completamente distinto al de la actualidad. Si bien persisten obstáculos para la conservación del área, como la contaminación por desechos urbanos, y la caza y pesca furtivas, los programas impulsados por autoridades locales buscan equilibrar el desarrollo económico con el cuidado de los recursos naturales.