Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La Villa Blanca cumple 200 años

Gibara recibe desde 2002 a cineastas de todo el mundo en su Festival del Cine Pobre, fundado por Humberto Solás

Redacción Rolando Pujol /COH En Turismo Jan. 18, 2017

Muy cerca del mar, tanto que esa corta distancia muchas veces la hace padecer por el mal tiempo. Esa es la ciudad de Gibara, en Holguín, conocida como la Villa Blanca de Cuba. 

Tal cual confirman los historiadores, la urbe fue fundada por el entonces teniente gobernador de Holguín, Francisco de Zayas y Armijo, el 16 de enero de 1817. Bajo ese gobierno se trazaron las primeras calles y se repartieron parcelas. 

Transcurrió el tiempo y Gibara se transformó en un próspero centro comercial, y sus habitantes empezaron a presumir de su capacidad para salir adelante sin depender de la jurisdicción de Holguín. Hasta su puerto llegaban barcos cargados de finas mercancías, procedentes de varios confines del mundo, y partían con productos locales, entre ellos tabaco.

Solo la aparición de buques de gran calado, a los que les era imposible atracar en el puerto de poca profundidad, anuló aquella bonanza, contra la que también conspiró la construcción del ferrocarril nacional, años después.

En su territorio se han producido importantes acontecimientos históricos como la toma del poblado de Yabazón, por fuerzas al mando de Antonio Maceo; el combate de la Loma del Hierro, dirigido por Calixto García (en el cual se utilizó por primera vez la artillería mambisa); la Guerrita de Gibara, expedición al mando de Emilio Laurent en 1931, y la creación del IV Frente Oriental “Simón Bolívar”, durante la última gesta liberadora.

A partir del triunfo de la Revolución, Gibara comenzó a recibir numerosas inversiones que beneficiaron al sector social, y exhibe hoy importantes avances en la educación, la salud, el deporte y la cultura. La hilandería fundada por el Che, dos parques eólicos, el arte y la industria turística constituyen parte fundamental de su desarrollo. 

El Centro Histórico Urbano de la ciudad fue declarado Monumento Nacional por la Comisión Nacional de Monumentos, el 12 de enero de 2004. Devenida necesario centro turístico y cultural, la Villa Blanca de los Cangrejos, como la denomina su propio himno, recibe desde 2002 a cineastas de todo el mundo en su Festival del Cine Pobre, fundado por Humberto Solás.